lunes, 12 de noviembre de 2018

CRÍTICA DE JAULAS


Introducción

Jaulas es la ópera prima del director Nicolás Pacheco. La película se presentó en la Seminci - Semana Internacional de Cine de Valladolid de este año, logrando un 4.1/5 en la valoración del Premio del Público, y continuará su recorrido en el Festival de Cine de Sevilla, pudiéndose ver el próximo 16 de noviembre a las 17:30 horas.

La película está rodada en Sevilla, tierra natal del director, y en San Juan de Aznalfarache. La producción corre a cargo de Antonio Pérez (Solas, La voz dormida). Se estrenará en cines el 23 de noviembre de este año.

Jaulas es un drama protagonizado, entre otros, por Estefanía de los Santos (nominada al Premio Goya a Mejor Actriz Revelación por Grupo 7), Antonio Estrada, Belén Ponce de León, Antonio Dechent (El AvisoSecuestro), Manolo Caro, Manuel Tallafé, o el actor rumano Stefan Mihai. El filme supone además el debut de Marta Gavilán y Manuel Cañadas.

Sinopsis

En un poblado andaluz que se ha quedado anclado en el tiempo, Concha (Estefanía de los Santos)  y su hija Adela (Marta Gavilán) sueñan con una vida mejor. Harta del ambiente opresivo y de un marido cruel, al que apodan El Canario (Antonio Estrada), Concha decide arriesgarlo todo y escapa con su hija a la ciudad. Su huida se convertirá en una aventura en la que lucharán por escapar de las jaulas que siempre han sido sus vidas. En su huida se encontrarán con Antoñito (Manuel Cañadas), el hermano de Concha, quien sufre de una discapacidad mental. Juntos intentarán rehacer sus vidas. ¿Lo conseguirán? ¿O veremos como son de aquellas personas que parecen marcadas por el infortunio permanente de la vida?

Crítica

Jaulas no es una película de efectos especiales (ni pretende serlo). En Jaulas no vas a encontrar a lo que alguna mayoría de público define para ir a ver una película, y con lo que yo discrepo, como "estrellas de cine". Ya sabéis, si en la película sale el George Clooney o la Jennifer Lawrence de turno, es motivo para ir a verla, si no no. En Jaulas no encontramos "estrellas de cine", pero nos encontramos ante un reparto (todos y cada uno de los actores y actrices) que brilla más que una estrella, pues nos encontramos ante unas caracterizaciones brillantes de los personajes, unas interpretaciones sublimes. 

Jaulas es una película de guión, con una historia y unos diálogos magníficamente trabajados, y un guion remachado en su final de la historia de forma exquisita, sin dejar cabos sueltos. Como he dicho anteriormente, las interpretaciones son brutales, ya que cuando empatizas con los personajes es que están definidos e interpretados por quien corresponda de forma genial.

En este sentido, mientras ves la película, te sientes en la piel de Concha (ojo que para mi la interpretación de Estefanía de los Santos merece como mínimo una nominación directa a los Goya), deseas con todas tus fuerzas que escape de ese mundo que la tiene prisionera, y que la suerte de su vida cambie de una vez por todas; por otro lado, te cagas en la madre que parió y en el padre que engendró a El Canario (magnífico también Antonio Estrada); sientes ternura tanto por Adela (Marta Gavilán - hija mía menuda manera de debutar, a lo grande -) como por Antoñito (Manuel Cañadas, otra nominación goyesca por aquí tampoco sería desproporcionada); te ríes con las ocurrencias y manipulaciones del personaje que interpreta Antonio Dechent; por poner solo algunos ejemplos, el resto de los que no he citado están también espectaculares.

Jaulas es una de esas películas que ves en el cine sin mirar en ningún momento qué hora es (buena señal para la peli), concentra toda tu atención en todo momento. En cuanto acabó, sentí haber recibido una merecida bofetada de realidad, me explico. No valoramos lo suficiente la suerte que tenemos las personas que no vivimos mal (y con ello no me estoy refiriendo a que seamos multimillonarios), personas que tenemos salud, un trabajo normal, una familia que nos quiere, buenos amigos, etc. Seguramente a pocos kilómetros de distancia donde tu vives haya gente que viva en la miseria, o en tu bloque de al lado haya alguna mujer maltratada que lo sufre y disimula en silencio, o quizás en tu propia escalera haya alguien que esté luchando contra el jodido cáncer.

Así, la película enmarca su historia en un poblado andaluz de chabolas, donde los personajes son presos de su situación, de las decisiones tomadas en el pasado, y nos muestra personajes que ya se conforman con estar así y a otros que, pese a que luchan por salir de esa situación, parecen estar marcados por el infortunio perpetuo. Respecto a esto último, y sin hacer spoilers, hay una escena en la que se intentan liberar de sus jaulas a diferentes canarios, se les abre la puerta de la jaula y estos no salen. Uno de los personajes dice que los pájaros no se escapan porque no pueden, pero yo lo matizaría diciendo que es porque no saben, y ello nos evoca a la bofetada de realidad a la que me refería anteriormente, pues la película nos transmite una metáfora más en nuestras vidas.

Al igual que los canarios no se escapan porque sus jaulas es la única realidad que conocen desde hace mucho tiempo (su rutina diaria es estar enjaulados), lo mismo podemos decir de nosotros. Estamos acostumbrados a nuestras rutinas diarias, y nos cuesta salir de nuestra zona de confort (desagradable o no), nos cuesta enfrentarnos a nuestros miedos y dar pasos adelante para superarlos, demasiadas veces preferimos estar en nuestra zona conocida (pese a que interiormente no lo pasemos bien) antes que coger trenes que quizás nos lleven a un lugar mejor. Y de eso habla Jaulas también, la vida nos brinda oportunidades, los trenes pasan, y somos nosotros mismos los que decidimos si subirnos a ellos o cambiamos de tren cuando vemos que el destino de éste es equivocado.

En definitiva, todos somos presos de nuestras propias JAULAS, que muchas veces no son más que nosotros mismos, y nosotros mismos nos ponemos más jaulas dentro de algunas de las diferentes parcelas de nuestras vidas.

Para acabar, Jaulas es una historia dura pero real, es un drama que no me ha dejado con una sensación de amargura, sino de abrirme los ojos y de tomar conciencia que tenemos a muchas personas en las situaciones que plantea la película (no necesariamente de forma literal), personas a las que la suerte no les acompaña, y que cuando tras un esfuerzo titánico dan un paso hacia adelante, la vida les hace retroceder tres pasos hacía atrás. ¿Están estas predestinadas al fracaso? ¿Podríamos hacer algo más para ayudarlas?

Felicidades a Nicolás Pacheco y al todo el equipo que ha participado en la película por este trabajo.

La tendremos en cines a partir del 23 de noviembre, y ojalá tenga la distribución que merece. Imprescindible que vayáis a verla.

5 comentarios:

  1. Todos somos presos de nuestras propias JAULAS.
    Me quedo con esta frase y con muchas ganas de ver la peli.

    ResponderEliminar
  2. Que interesante la matización q haces de q si no salen de sus jaulas es porque no saben. Yo creo que han aprendido a vivir de esta manera y no saben funcionar de otra. Si tuvieran la oportunidad de experimentar q otra forma de vivir es posible, quizá escaparian.
    Me quedo con ganas de ver la peli también.
    Muy buena reseña! Y muy buenas reflexiones! Tú también nos has dado una bofetada de realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Albert, te agradezco mucho tus comentarios. Me gusta que entréis en debate y deis vuestra opinión, como tú has hecho. A ver si tienes la oportunidad de ver la película y me dices tus impresiones. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Gracias por tu crítica y por tu tiempo. un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Nicolás, por rodar una película tan maravillosa. Un abrazo!!!

      Eliminar

LA VIDA ESCOLAR GANA EL PREMIO CINÉFILOS DEL FUTURO EN EL FESTIVAL DE SEVILLA

La vida escolar , la segunda película escrita y dirigida por Medhi Idir y Grand Corps Malade ( Patients ), ha ganado el premio Cinéfil...