viernes, 1 de julio de 2022

ENTREVISTA A ENRIC RIBES, DIRECTOR DE "CANTANDO EN LAS AZOTEAS"

Gilda Love
de noche y bautizada al nacer como Eduardo, nació gemelo de una hermana estrangulada por su propio cordón umbilical y por esta razón él dice que tiene una parte femenina de la que nunca podrá desprenderse y que le lleva a ser Gilda de noche, un famoso transformista de la Barcelona canalla de los años 70 y 80, protagonista de ese espacio underground que se erigía en la Ciudad Condal como fuente de libertad. Un espacio excepcional para el juego, el disfraz, la máscara y el transformismo, en un momento histórico oscuro, marcado por la represión.

El director, Enric Ribes (Greykey, Talk me to the moon), descubrió en el personaje de Gilda y realizó el cortometraje de Cantando en las Azoteas pero sentía que la pieza visual se le había quedado corta y que la historia de Gilda Love podía convertirse en un homenaje a ese barrio chino de Jean Genet o de Manuel Vázquez Montalbán, un espacio único en que el que se podía, de verdad, ser.

Cantando en las Azoteas es, a través de la figura de Gilda, un homenaje al Raval de Barcelona, a ese barrio variopinto ya casi extinguido que pudo haber sido un barrio multicolor de muchas ciudades de Europa pero que no lo fue porque con su personalidad única dotó siempre a Barcelona de ese oasis de libertad que hacía que la ciudad condal, en medio de una España franquista y pos franquista, fuese a su manera Europa.

Con la colaboración de Isa Campo (Entre Dos Aguas, concha de oro en el Festival de San Sebastián) como script editor y en la elaboración del tratamiento, el guión se escribió también de forma conjunta con la guionista Xènia Puiggrós. La película se centra en un momento concreto de la vida de GilDa: cuando conoce a Chloe y a su madre, Klaudia. Esto cambiará su percepción de muchas cosas para siempre.

Con el apoyo del ICAA y de TV3, INICIA FILMS (Las niñas) produce este documental, en coproducción con la productora francesa "Les Contes Modernes".

Cantando en las Azoteas ha llegado a nuestra cartelera este viernes 1 de julio. Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a su director, este es el resultado de la entrevista:

Carlos Penela.- ¿Qué es y cómo surge "Cantando en las azoteas"?

ENRIC RIBES.- Pues surge ya hace un tiempo, yo a Gilda hace unos seis o siete años que la conozco e hice una pequeña pieza, como una antesala de la película. Son dos proyectos complementarios, todo parte de una idea que a mi me fascinó bastante, que es el poema "La canción del mariquita" de Federico García Lorca. Yo considero a Gilda como un personaje muy lorquiano, muy folclórico, como creo que también lo era un poco Lorca en este sentido. Este poema son una serie de frases sueltas que conforman un todo, pero en el que cada frase simboliza un qué, y la película se basa en alguno de los pasajes del poema. "Cantando en las azoteas" es un concepto muy mediterráneo, supone ese recuerdo de infancia muy de aquí, de pasar tiempo en los terrados, de escuchar a su madre cantar, es un poco una forma de vida de antes que ahora se ha vuelto a poner de moda con el tema del confinamiento. Este punto nostálgico y el punto que tiene Gilda con la canción, pensaba que era una buena asociación. Este trabajo es un retrato poético de quién es la Gilda, más que un concepto biográfico. Gilda es un personaje que actuaba en una serie de bares un poco canallas del barrio del Raval, y a mi me fascinan las historias que ella cuenta y cómo las cuenta, pero en concreto siempre he quedado prendado por la historia de que cuando ella nació, nació junto con una hermana gemela, que murió porque nació con el cordón umbilical rodeado en el cuello, y esa historia me parece a la vez muy dramática y muy poética. A partir de aquí empecé a rascar un poco más sobre quién era este personaje, sobre su vida, y de ahí surgió el primer proyecto cortometraje más biográfico. Yo estaba trabajando en Inicia Films, en otro proyecto, y cuando acabé sentía que quería hacer otra cosa diferente, y aprovechando mi amistad con Gilda y que quedábamos a menudo para ir a pasear o para pasar la tarde, a la gente de Inicia Films les comenté que tenía una idea sobre su personaje, que tenía un primer ensayo sobre el tema y que quería retratar esa vertiente humana que tiene Gilda de querer compartirlo todo, de hacerse cargo del cuidado temporal de algún niño o niña, etc. Quería retratar esta parte tierna de la Gilda, una persona que no tiene familia y que prácticamente se ha creado ella una familia con las personas que tiene a su alrededor. Esto me atrapó y intenté comprimir todo ello en una línea argumental. A Inicia Films le gustó el proyecto y apostó por él, pese a ser algo que se salga de lo convencional.

Carlos Penela.- ¿Y cómo conoces a Gilda Love?

ENRIC RIBES.- La conocí hace seis o siete años, como te he dicho antes, en un bar donde la vi actuar. Luego, buscando un poco de información, fui a conocerla directamente y allí surgió directamente nuestra amistad. Esta película simboliza un poco la fructificación de una amistad de bastantes años, no se hubiera podido hacer esta película sin ese punto de amistad, ya que es un personaje complejo, muy canalla en el buen sentido de la palabra.

Carlos Penela.- La película también es un homenaje al barrio del Raval.

ENRIC RIBES.- Sí, es un homenaje a un barrio siempre en transformación, es un barrio muy céntrico, con sus claroscuros. Gilda representa este barrio en este sentido, era un lugar de libertades en pleno franquismo. En toda España se conocía el Raval como un lugar canalla donde podías ser tú mismo sin necesidad de esconderte. A la vez, representa ese punto oscuro de conflicto, de delitos, de narcopisos, de drogas. Es interesante cómo unir estos dos mundos y no sólo poner el foco en lo negativo, sino también en lo positivo, que son estas familias que llegan a un lugar prácticamente solos, desterrados, y se forma una familia de amigos y de gente que se encuentran en la misma situación. Es un poco el homenaje que hemos intentado hacer con esta película, así como tocar estos temas sociales que son visibles, pese a que quedan en un segundo plano (por ejemplo. el mobbing financiero no renovando pisos de alquiler de renta antigua para, supuestamente, construir pisos turísticos o renovar la finca para hacerla más pija y que venga gente de alto valor adquisitivo, etc.). Esto último lo hemos tratado desde un punto de vista de pincelada, que cada espectador que lea y concluya lo que quiera.  

Carlos Penela.- ¿Qué parte es la que te ha costado más sacar adelante de todo el proyecto?

ENRIC RIBES.- Siempre es muy difícil hacer una película, más todavía en tiempos como los que estamos viviendo, y más todavía películas pequeñas no convencionales como esta, que se puede considerar que tiene un punto neorealista, cine social neorealista. Siempre cuestan estos proyectos, pero también es verdad que tener la ayuda de una productora de cine independiente con prestigio potente como es Inicia Films, y teniendo una distribuidora tan potente que cuida los proyectos, y con tan buen gusto a la hora de seleccionar los mismos, como es Bteam Pictures, sinceramente, no me imaginaba yo que este proyecto pequeño, humano y sensible, que es lo que queríamos conseguir, al final acabara teniendo estos padrinos. La verdad es que ha costado. Nos hemos encontrado la situación COVID de por medio, nos tuvimos que replantear ciertos puntos del guión, que vistos ahora seguramente reforzaron el proyecto, ya que al tener restricciones en exteriores tuvimos que darle más importancia al piso, que se acaba convirtiendo un personaje más. Fue difícil. Fue un proyecto que rodar en un barrio duro de rodaje, en tiempo de pandemia, con una niña pequeña de dos años y con una persona mayor, con un equipo relativamente reducido pero con un dispositivo de ficción. Ha sido un poco un control descontrolado. Se puede considerar un rodaje duro pero que disfrutamos mucho. Estamos muy contentos en el equipo de que haya tirado adelante un proyecto así, teniendo en cuenta todas las situaciones con las que nos encontramos. 

Carlos Penela.- ¿Qué has aprendido y con qué te quedas tras rodar "Cantando en las Azoteas?

ENRIC RIBES.- He aprendido muchísimo, yo venía de un tipo de cine más documental puro, de trabajar con equipos reducidos. Aquí se ha incrementado mucho el número de personas en el equipo, se ha profesionalizado mucho más la infraestructura. Ha sido un aprendizaje muy bestia, al trabajar con gente de mucho prestigio, unos eran amigos, otros los he conocido rodando, pero ha sido una suma muy bonita, y es con lo que me quedo. Es verdad que a nivel de aprender, en el mundo del audiovisual creo que es imposible no aprender cada día cuando haces un proyecto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TRAILER DE "CON LOS AÑOS QUE ME QUEDAN"

Con los años que me quedan , escrita y dirigida por el cineasta andaluz Frank Ariza , rodada en Almería y con producción andaluza de Esto Ta...