jueves, 10 de noviembre de 2022

ENTREVISTA A RODRIGO SOROGOYEN, ISABEL PEÑA Y DIEGO ANIDO - DIRECTOR, GUIONISTA Y ACTOR DE "AS BESTAS"

As Bestas
, la película dirigida por Rodrigo Sorogoyen y coescrita junto a Isabel Peña, tándem creativo de títulos como Stockholm, Que Dios nos perdone, El reino y la serie Antidisturbios, llega a los cines de nuestro país este viernes de la mano de A Contracorriente Films.

La película ha obtenido importantes reconocimientos a lo largo de su recorrido por festivales de todo el mundo: tuvo su première en el Festival de Cannes, y se ha hecho con premios en el Festival de San Sebastián (Premio del Público Ciudad de Donostia a la Mejor Película Europea), el Antalya International Film Festival de Turquía (Mejor Interpretación Femenina para Marina Foïs), el Chicago International Film Festival (Mejor Reparto), el Festival Étoiles el Toiles du Cinéma européen celebrado en Estrasburgo (Prix Odyssee del Consejo de Europa a la creación artística), el Haifa International Film Festival (Honorable Mention-The International Cinema Competition), el Festival Internacional de Cine de Gáldar, en Gran Canaria (Guayarmina de Bronce al mejor largometraje) y el Almería Western Film Festival (Mejor Interpretación Masculina para Luis Zahera, Mejor Interpretación Femenina para Marina Foïs y Mejor Dirección de fotografía para Alex de Pablo).

Recientemente se ha alzado con el Tokyo Grand Prix, que reconoce el Mejor largometraje, el premio al Mejor Director y el premio a la Mejor Interpretación Masculina para Denis Ménochet en el Festival Internacional de Cine de Tokio, un festival de clase A considerado el más prestigioso de Asia y que este año celebra su 35º edición. Además, este pasado lunes obtuvo dos nominaciones a los Premios Forqué: al Mejor Largometraje y a la Mejor Interpretación Masculina para Denis Ménochet.

As Bestas es un thriller de autor protagonizado por Marina Foïs, Denis Ménochet, Luis Zahera, Diego Anido y Marie Colomb acompañados por actores no profesionales. 

Sinopsis
Antoine y Olga son una pareja francesa que se instaló hace tiempo en una aldea del interior de Galicia. Allí llevan una vida tranquila, aunque su convivencia con los lugareños no es tan idílica como desearían. Un conflicto con sus vecinos, los hermanos Anta, hará que la tensión crezca en la aldea hasta alcanzar un punto de no retorno.

En el pasado Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya - Sitges, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Rodrigo Sorogoyen, Isabel Peña y Diego Anido, director, guionista y actor, respectivamente, de la cinta. Este es el resultado de la entrevista:

Carlos.- Rodrigo, Isabel, ¿cómo compusistéis desde el guión la escena inicial de la película, donde se ve una tradición popular gallega, "a rapa das bestas"?

ISABEL PEÑA.- Para la escena de "a rapa", fuimos dos años a verla en directo, habíamos visto ya muchas imágenes, y la escribimos muy técnica, muy descriptiva. Una vez que estaba el equipo allí, nos dimos cuenta que igual no era tanto el representar la rapa tal como es, aunque ese material está rodado, pero el equipo se dio cuenta de que había algo más potente si se hacía en petit comité, y la verdad es que la gente de la rapa fueron muy generosos con el equipo, y nos dejaron rodarlo de una forma más íntima. Veías los dos materiales y veías que el íntimo tenía una fuerza que no tenía el otro.

RODRIGO SOROGOYEN.- Nosotros habíamos decidido hacer esta película, y empezábamos a documentarnos. Isabel me dijo "¿has visto lo que pasa en Sabucedo (y en algún otro sitio) una vez al año?". Entonces cubrimos "a rapa das bestas " en el año 2016, y nos quedamos realmente flipados con lo que es la tradición y la fiesta de allí. Dijimos, esto tiene muchísimo sentido en nuestra película que tenemos en la cabeza. Como ha dicho Isabel, decidimos rodar eso. La fiesta transcurre durante varios días, sábado, domingo y lunes. Sábado y domingo es con toda la gente, y cómo se dedican toda la tarde del sábado y la mañana del domingo a inmovilizar a las bestas, que bestas en gallego es caballo salvaje. El lunes no hay la fiesta, pero sobre las bestas que no han podido inmovilizar porque no ha dado tiempo, terminan haciendo lo mismo en otro sitio apartado, y eso es lo que rodamos, a parte de lo rodado en sábado y domingo, rodamos el acto más íntimo del lunes, que era menos espectacular por un lado en cuanto a fiesta con público, pero que para nosotros sí era más potente y espectacular cinematográficamente hablando. 

Carlos.- Rodrigo, Isabel, ¿cuánto tiempo os llevó escribir el guión y cómo fue el proceso de documentación? No sabía que la película estaba basada en una historia real.

RODRIGO SOROGOYEN.- Pues en 2010 leemos una noticia en el periódico, concretamente la lee Isabel, que me la enseña, y me dice "socio, peliculón", y yo le digo "esto es un melocotonazo de miedo" (risas). Había algo ahí de thriller rural increíble. En una corta noticia, no es que hubiera muchísimas películas, pero sí que había material para una película muy potente. Lo que más nos interesó no fue tanto esa cotidianidad, esa convivencia terrorífica con tus vecinos, no. Lo que más nos sedujo y lo que nos llevó a pensar que esto podía ser muy buen material para una película es la decisión que adopta uno de los personajes, y que no puedo reproducir aquí para no hacer spoiler.

ISABEL PEÑA.- En cuanto a la documentación, estos urbanitas madrileños viajamos varias veces a Galicia, al campo, al monte, a los valles, a las aldeas. De hecho, el otro día encontramos una fotografía donde estamos mi socio y yo en Santoalla do Monte, la aldea donde sucedió el hecho real, que es de febrero de 2016. Hemos ido mucho a Galicia porque sentíamos que no podíamos hablar de lo rural si no sentíamos cómo vivían allí, sus costumbres, su forma de relacionarse, etc. A parte, cada vez que íbamos intentábamos hablar con todo el mundo posible, con los camareros de los bares, con la gente de las aldeas, con familiares, etc. Para empaparnos y saber de qué estábamos hablando.

Carlos.- Diego, ¿cómo llegas al reparto de As Bestas?

DIEGO ANIDO.- Pues mira, para mi fue brutal el cómo llegué a la película. Un día me llama la directora de casting, yo no tenía representante, había hecho cinco películas, todas producción galega independiente, que no es que hubieran tenido una relevancia de la hostia, pero en una de ellas, "Ons", de Alfonso Zarauza, hacía de sordo que vivía en una isla, un personaje autóctono realista, y eso a ella le gustó. Me localizaron, hago la prueba y me cogen para un personaje pequeñito, de dos secuencias. Esto iba a ser en noviembre, y yo ya estaba seleccionado a finales de julio. Pasa agosto, yo organizo mi vida, solo tenía que ir dos días en noviembre, y llega el 18 de septiembre y recibo una llamada, veo el nombre de ella y me dio por pensar que me iban a decir que me había quedado fuera de la película. Cuando tienes un papel tan pequeño, que te llame la directora de casting en una fecha tan cercana al inicio de la película, no suele ser para dar buenas noticias. En cambio, me dice "mira Diego, te llamo por la película de "As Bestas", empezamos a rodar mañana, pero hay un pequeño gabinete de crisis porque hay uno de los actores principales que no va a poder estar, y tu eres la segunda opción". Me quedé diciendo "¡Qué!" A la mañana siguiente me llamaron para decirme que confirmarme la llamada del día anterior. ¡Yo me convertí en el hombre más contento del mundo! Y así llegué a la película. El primer día de rodaje, llego al set a probarme la ropa y ¡toda la ropa que se había utilizado con el otro actor, yo cabía perfectamente en sus tallas! ¡Todo encajaba! Me leí el guión a toda hostia, mi personaje como habrás visto en la película no tiene mucho texto, así que era todo muy factible. Mi perfil, mi abanico de personajes que puedo llegar a hacer, encaja muy bien, ¡y así entré!

Carlos.- ¿Teníais claro desde un principio en el guión esa analogía entre la escena inicial de "a rapa das bestas" y una de las escenas más potentes de la película?

ISABEL PEÑA.- Totalmente, cuando se cruzó el concepto de "a rapa das bestas" en nuestras retinas, que fue muy pronto, incluso antes de escribir la primera versión del guión, investigamos sobre Galicia, se nos cruzó aquello y nos explotó la cabeza de la fuerza que tenían esas imágenes y, conceptualmente, lo brutal que es y la tradición que tiene detrás. Era a la vez muy complejo pero muy potente. En cuanto lo tuvimos en las manos sabíamos que teníamos que utilizarlo, pero tampoco podíamos ponerlo en la peli y punto, así que trabajando nos dimos cuenta que, efectivamente, podía quedar una similitud muy bonita, con un prólogo un poco más poético, fuera del marco temporal de la película, y hacer un paralelismo con la escena que comentas. Son de esas cosas sobre las que soy incapaz de repetir el proceso mental que tuvimos, pero creo que fue algo que vimos rápido. 

Carlos.- ¿Dónde se rodó la película y cómo fueron las condiciones del rodaje?

RODRIGO SOROGOYEN.- Pues una vez sabemos que queremos rodar en Galicia comienza un trabajo de localización brutal para ver qué aldea es la que nos da todo lo que tiene que darnos, tanto estéticamente como narrativamente. Curiosamente encontramos la aldea en León, en lugar de en Galicia. Además, está justo al lado de la frontera entre León y Galicia, pasando las montañas, ahí tienes la aldea. En el Bierzo todo el mundo sabe y dice que son la quinta provincia gallega, ahí mucha gente habla gallego, y finalmente montamos el set allí. Llegamos a la aldea y dijimos "es esto lo que buscamos", tiene las suficientes casas derruidas como para notar esa España vaciada y en descomposición, tiene las montañas ahí y se puede ver un paraje brutal, precioso, que puedo entender que esa pareja extranjera deje todo para ir a vivir allí, tiene un pozo, un huerto, etc. Y las condiciones de rodaje, pues rodar en la montaña no es como rodar en ciudad, que ruedas y te vas a tu casa a dormir. No tienes las mismas comodidades, hace más frío, también hace más calor, es climatológicamente más extremo y, sobretodo, te cansas más. Pero bueno, te pones unas botas y duermes y ya está (risas).

Carlos.- Diego, ¿qué ha supuesto para ti rodar con Sorogoyen?

DIEGO ANIDO.- Mira, yo había tenido mucha suerte porque las pelis que he hecho han sido en Galicia, con directores galegos de cine independiente que rodean esta etiqueta del "Novo cinema galego", que es algo que puede ser muy criticable, pero que es una bendición, porque hace que haya ahí un fuego, un lugar al que el mundo mira para ver qué sale de allí. El sector en Galicia está mega desarrollado, todo lo necesario para hacer una película está ahí. Llevamos muchos años con la industria muy desarrollada allí, por lo que he trabajado con equipos superprofesionales aunque fueran pequeños. Entonces, la sensación de trabajar con primera liga, a nivel de cómo tratar el trabajo con respecto, de cómo hablar con los actores, etc. ya lo había catado allí. Ahora, de repente entras a jugar en uno de los equipos de primera división, y como titular y dices "guau". En ese sentido, a nivel de parque de atracciones emocional, es increíble. Después ves que la gente que trabaja a un nivel tan alto está acostumbrada a solucionarse problemas grandes, y problemas pequeños que son grandes, trabajar con esta gente es trabajar con mentes "privilegiadas", con un desarrollo importantísimo de cómo crear ficción cinematográfica en plan bestia. Entonces, como actor, el trabajar ahí con un director como Sorogoyen, que ha hecho las obras que ha hecho, que sabe hablar y dirigir a los actores, ha sido una maravilla.

Carlos.- Diego, ¿cuál crees que ha sido para ti la secuencia más difícil de rodar y por qué?

DIEGO ANIDO.- Ha habido una que no salió al final en el montaje de la película, que es una primera secuencia que rodamos. Era la primera vez que hablaba mi personaje, y tenía que hablar con una voz imitando a alguien. Era complicado para mi, llegar sin haber asimilado eso, sin saber cómo hacerlo. Estuve dos días dándole vueltas a cómo lo primero que decía mi personaje era una imitación de otra persona. Y de hecho no me gustó cómo quedó, así que menos mal al final no quedó en la película. El resto de la película fue muy fácil, sin que suene a soberbio. 

Carlos.- Diego, Galicia está pegando fuerte últimamente en el cine.

DIEGO ANIDO.- Todas las Comunidades Autónomas tienen su germen. En España somos todos diferentes pero prácticamente iguales. Somos una cultura muy creativa. En Galicia, por el motivo de estar ahí en la esquina del mapa, ha sido un terreno muy deprimido durante varios siglos. Arrastramos un poco este pasado de miseria que en otras Comunidades no ha sido así, por ejemplo en Cataluña no ha sido así para nada. El contacto con lo pagano es algo que no está reglado, y esto sobrevive allí, el mundo de la superstición... Esto hace que tengamos una libertad especial a la hora de poder expresarnos. Eso se nota mucho en la música, en el rock, en el pop, en el punky... Hay un circuito de la hostia, en Galicia, en Asturias, están todo el rato ocurriendo cosas en la música, en el teatro, en las artes en general. ¿Pero qué pasa? Que de recursos siempre vamos mal. Con la música es más fácil, te compras un instrumento y montas un grupo. Pero con las películas es más jodido, ha llevado más tiempo. En cambio, de repente ha habido un par de escuelas estratégicas de cine, que han producido realizadores que están ahora trabajando, de edades entre 40 y 50 años, que eso ha hecho que de repente haya habido mucha gente en Galicia que en estos últimos 20-25 años se han ido a formar, como técnicos, como todo lo relacionado con el cine. Entonces ahora allí lo tienes todo, no tienes que ir a buscar afuera nada, ni equipos ni cámaras. Nada, hay todo. Ya se pueden hacer pelis allí. El corazón que late constante de la creatividad galega hace que seamos la tercera potencia en España, y se nota.

Carlos.- Rodrigo, Isabel, formáis un tándem creativo increíble, yo creo que el mejor tándem del cine español, sois garantía de calidad. Siempre me pregunto cómo es vuestro trabajo en comúno.

RODRIGO SOROGOYEN.- Bueno, cuando decidimos ponernos a trabajar, que estamos ahora mismo en ese proceso, en el proceso de querer escribir una película, lo que hacemos es pasar el mayor tiempo posible juntos y hablar, conversar, conversar, conversar, ya sea comiendo, viendo pelis, paseando, y es eso, conversar e intentar saber qué nos interesa. Y conversando puede que yo tenga una idea y puede que ella la acepte, o que no la vea, o le ponga un matiz. Ese es el secreto, conversar, conversar, conversar, que es una idea muy divertida en el fondo. Yo creo que hay una gran generosidad por parte de ambos, ya ni nos sorprende. Yo le cuento evidentemente grandes intimidades, sensaciones, pensamientos y sentimientos, y ella hace lo mismo conmigo. Y yo creo que así llegamos a entender muchas cosas de los personajes, intentándonos entender a nosotros mismos entendemos al mundo, le pasa a cualquiera, solo que nosotros le dedicamos un tiempo.

Carlos.- ¿Qué habéis aprendido y con qué os quedáis de vuestro trabajo en As Bestas?

RODRIGO SOROGOYEN.- Siempre aprendes muchas cosas, yo, por decir una, y la estaba pensando ahora, es que hacer una película es tan fascinante que es imposible no sorprenderse siempre con algo de la recepción del espectador.

DIEGO ANIDO.- Yo he aprendido muchísimo de Luis Zahera, siguiéndole los pasos, de forma disimulada fui una especie de detective, ladrón de trucos. Con Ménochet también me he fijado mucho, qué cosas se pueden pedir y qué cosas no se pueden pedir. Cuando estás con un equipo tan grande de trabajo hay presupuesto. Hay algo que se conoce como el "caprichismo" de la gente que va creciendo como estrella, que pide cosas extrañas. Pero luego hay personas que piden cosas extrañas, pero son necesarias para el bien del rodaje y a lo mejor eso solo lo sabe el actor. Yo veía cosas que pedía por ejemplo Ménochet. Te voy a hablar de un bloque, que no tiene que ver con la interpretación, pero sí con el oficio de actor en el cine. Ménochet en la taberna se apoyó en la barra, que era una barra real de una tasca real que llevaba cerrada veinte años, se apoyó en la barra y dijo "hostia, esto está muy bajo para mi, me siento un poco tonto, quiero que levantéis la barra", y se levantó la barra que no se había movido de ahí igual en sesenta años. Se levantó la barra 15 centímetros, y era mucho mejor para él y era lo lógico, él era el líder en ese momento de lo que se tenía que grabar e hizo esa solicitud en beneficio de la toma. Y eso es lo que he aprendido, a qué cosas puedes pedir y son beneficiosas para la película, para eso están los recursos. Después, ha habido momentos en los que yo estaba mirando a los dos hablando (Luis Zahera y Denis Ménochet) y entonces yo de repente me olvidaba que estaba en una peli, porque los estaba viendo actuar, estaban muy bien empacados los dos, muy bien escogidos, como dos instrumentos que se acoplan de puta madre, me quedaba mirándolos y era como cuando aprendes viendo una peli, pero en este caso aprendes más, porque estás ahí presente viéndolos. Como actor eso te va entrando. Y con Luis Zahera he aprendido muchísimo, fíjate que he estado todo el día con él. No te las puedo citar todas aquí porque son muchísimas cosas, muchos detalles, grandes y pequeños. He aprendido también a templar los nervios. Tienes que estar relajado para poder estar creativo. Esto es así, si estás relajado puedes crear, si no estás relajado solo puedes emplear recursos. Entonces, si estás haciendo algo grande y estás relajado, puedes hacer tu trabajo sin darle la importancia que te bloquea. Eso lo he aprendido, y en los siguientes rodajes que he estado, he estado con esa nueva respiración, que es muy buena para mi y es muy buena para todos los que están a tu alrededor. Si tú tienes una responsabilidad en una secuencia y transmites calma, la peña puede pensar mejor en su trabajo y no estar pensando en si el actor de al lado está muy nervioso. 

1 comentario:

LOS SERVICIOS DE STREAMING AMC+ Y ACORN TV ESTRENAN LA NUEVA SERIE DE MISTERIO "HARRY WILD", PROTAGONIZADA POR JANE SEYMOUR

Este 1 de diciembre los servicios de streaming AMC+ y Acorn TV estrenan Harry Wild , una producción original de AcornTV protagonizada por Ja...