viernes, 26 de mayo de 2023

ENTREVISTA A GLORIMAR MARRERO - DIRECTORA DE "LA PECERA"

Escrita y dirigida por la directora Glorimar Marrero Sánchez, la cinta muestra el conmovedor relato de una mujer, a quién da vida una vibrante Isel Rodríguez (Picando Alante, 2022), que decide volver a la isla caribeña de su infancia tras rechazar el tratamiento de la enfermedad que padece. Allí, rodeada de las aguas cristalinas de su natal isla de Vieques, se encontrará con la dura realidad sanitaria, ambiental y cultural a la que se siguen enfrentando su madre y amigos desde que la Marina de Guerra de EE.UU. realizó prácticas militares. Completan el reparto Modesto Lacén, Magali Carrasquillo y Maximiliano Rivas.

La Pecera llega a las salas de cine españolas después de participar en las secciones oficiales del Festival de Cine de Sundance, el Festival de Cine de Göteborg y el Festival de Málaga. Previo a su rodaje en el 2021, La Pecera recibió varios galardones, incluyendo: Premio Guión Inédito del Festival de Cine Latinoamericano 2017, Tribeca Film Institute Latin America Fund Grant 2018, y Premio EAVE en el MAFIZ del Festival Internacional de Cine de Málaga 2018.

La Pecera es un proyecto de cine coproducido por la empresa puertorriqueña Canica y la empresa española Solita Films, en asociación con GILL Engineering Group, PJ Gaffers Camera and Lighting, Filmes Zapatero y The Pimienta Film Co. Cuenta con la financiación del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, el Ayuntamiento de Madrid, el Programa Ibermedia, el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico a través del Programa de Desarrollo de la Industria Cinematográfica, la participación de RTVE y llega a las salas de cine de toda España este 26 de mayo de la mano de Sideral Cinema.

Sinopsis
Noelia, una artista visual puertorriqueña de 40 años, descubre que tiene metástasis tras pasar varios años en remisión de su cáncer. A pesar de la insistencia de Jorge, su pareja, ella rechaza continuar su tratamiento y decide regresar a Vieques, la pequeña isla caribeña al este de Puerto Rico donde creció y donde vive su madre, Flora. Una vez allí, mantiene en secreto el estado de su salud para poder vivir con la libertad que ha perdido debido a su enfermedad. Reconecta con la belleza de su tierra y con su comunidad, pero también se involucra con un grupo ambientalista que denuncia la contaminación dejada por el ejército estadounidense tras años de prácticas militares en la isla

Gracias a Sideral Cinema y a Casa Amèrica Catalunya hemos tenido de entrevistar a la directora de la cinta, Glorimar Marrero Sánchez, este es el resultado de la entrevista.

Carlos.- ¿Cómo surge La Pecera?

GLORIMAR MARRERO.- Pues en el año 2013 yo ya estaba pensando en la idea de evolucionar mi escritura del cortometraje al largometraje. Mi madre tuvo un cáncer durante cinco años, y ese año murió, así que fue como la manera en la que yo tramité ese duelo, encarando la escritura de un guion de largometraje. Así que lo empecé a escribir en ese año. Inicialmente yo no era la directora, era guionista, pero en el camino de tirarlo adelante, como soy autodidacta, quise trabajar el guion en más profundidad. Fui a varios talleres y foros, y siempre estaba en mi esa idea de considerar dirigirlo, ahí fue que decidí formarme como directora, hacer el cortometraje (hay un corto vinculado a "La Pecera") y así es como nace, como un proceso muy visceral de trabajar un largo, concretamente ficción, y que trabajara un personaje que tuviera la misma enfermedad que yo tenía tan fresca y tan personal. Obviamente tenía un interés de trabajar con el tema de la Colonia, y ahí fue que entonces desarrollé el set up y el lugar del tránsito de Vieques. 

Carlos.- Precisamente, para los que no sepamos nada de la zona, ¿por qué decides rodar en Vieques?

GLORIMAR MARRERO.- Decido rodar en Vieques porque para mi es uno de los lugares que representa los peores síntomas de las relaciones políticas entre Puerto Rico y los Estados Unidos. Un poco también es el extremo este de que yo soy del centro de Puerto Rico, mi madre también y no quería yo trabajar desde un punto de vista biográfico, así que me fui como a un pueblo como el mío pero rodeado de agua. Decidí trabajar en Vieques porque también quería darle visibilidad a lo que hay ahí concretamente, que no es otra cosa que contaminación bélica. Así fue como decidí trabajar con la enfermedad, atada al pueblo de Vieques en el sentido de que este personaje que está enfermo va a ese lugar porque la contaminación está ahí, y así yo podía jugar con el verosímil del cáncer en Vieques. 

Carlos.- ¿Y cuál es la situación actual en la zona? ¿Crees que será posible un acercamiento por parte del Gobierno de los Estados Unidos?

GLORIMAR MARRERO.- Mira, precisamente este mes de mayo se cumplen los veinte años del cese de los bombardeos en Vieques. Todavía no hay un plan de acción profundo. Hay una limpieza que están llevando a cabo que, según los propios viequenses, es una limpieza muy superficial. Vieques sigue sin hospital desde que colapsó con el huracán María, eso fue en el año 2017. Todavía hay una escasez muy importante de servicios médicos, así como la escasez y dificultad para conseguir algunas veces medicamentos, alimentos, etc. Siguen teniendo dificultades con el transporte marítimo, por ejemplo. Es decir, siguen pasando sucesos que ponen en evidencia la desigualdad. Puerto Rico es un archipiélago, están las islas municipio Vieques y Culebras con muchos problemas de accesos a recursos, que probablemente en la isla grande es más probable conseguir una cita médica, una medicina, etc. Eso, allí (Vieques) no es de esa manera, así que todavía hoy existe mucha desigualdad y mucha falta de acceso a los recursos básicos. 

Carlos.- Quería que nos hablaras de dos aspectos que tratas en la película. El de los sentimientos encontrados al ver la relación cuidador/a-paciente y la necesidad de respetar sus decisiones individuales por un lado, y, por otro lado, el simbolismo que se hace con la figura del agua, tradicionalmente asociada a la vida y que aquí aparece como un elemento de fuerza y de paz interior para las personas enfermas. 

GLORIMAR MARRERO.- Vieques está rodeado de agua, y el tema de la contaminación bélica bajo agua es bien latente. Para mi era importante trabajar desde el recurso del agua un poco para darle ese significado, cómo ella, el personaje de Noelia, ha creado en el agua el espacio del bálsamo que le da alivio durante su enfermedad, es la manera en la que ella se sumerge y ella quiere buscar alivio, ya sea en la bañera o en la playa. Por otro lado, al llegar a Vieques está presente ese lazo con el cuerpo del agua, así que era importante para mi hablar sobre qué estamos haciendo con este recurso que está contaminado. ¿Qué se ha hecho? Mira todo lo que puede generar este recurso en el cuerpo humano. Es el elemento que nos une a todos los países, es el canal por el cual podemos navegar y encontrarnos. Para mi era muy importante hablar de eso. 

En cuanto al tema de estos desencuentros y de los procesos en los que el personaje de Noelia habita, es bastante común. Cuando hay una relación de cuidador-paciente pasa muchas veces que se manifiesta una relación de poder del que está saludable. El saludable le quiere imponer al enfermo lo que tiene que hacer, lo que tiene que decidir, para dónde ir, qué comer, qué no comer, etc. Para mi en este caso era vital trabajar la autodeterminación de Noelia, y que fuese ella la que decidiese lo que quería hacer. Eso a veces puede lucir un poco como malcriada tal vez, hay audiencia que lo percibe de esa forma, como que ella no está recibiendo la ayuda, pero el tema no va por ahí, ya que no la está recibiendo porque no es lo que ella quiere, ella quiere otro camino y no la están escuchando, y cuando llega a Vieques hay mayor receptividad y mayor escucha hacia ella por parte de un amigo de la infancia, la madre, etc. En definitiva es eso, dejar ver cómo a veces estamos oprimiendo a los pacientes cuando estamos en un lugar de cuidadores. Un poco yo hacía esas cosas con mi madre, yo le insistía en muchas cosas, y ahora lo veo diferente, el cuidador también debe escuchar. Los pacientes, sean de la tipología que sean, tienen su voz, en cualquier circunstancia hay que prestarles atención, y si ya son en casos tan extremos como el que planteo en la película, con mucha más razón. 

Carlos.- ¿Cómo ha sido rodar este largometraje, tu ópera prima? ¿Cuál es la dificultad más grande que te has encontrado?

GLORIMAR MARRERO.- La dificultad más grande es una combinación de aunar los recursos financieros, que llevaron un gran tiempo de búsqueda, con las cosas naturales que sucedieron, como el paso de dos huracanes en Puerto Rico, que retrasaron bastante el proyecto, la pandemia, un terremoto... La combinación con factores ambientales también fueron obstáculos grandes. Al final yo aprovechaba el tiempo de los parones para fortalecer el guion y fortalecer mi preparación para el rodaje, planificando y avanzando. Pero sí que esos atrasos fueron obstáculos que tuvimos que maniobrar para no abandonar el proyecto y poderlo terminar. 

Carlos.- ¿Cuál es la situación actual del cine en Puerto Rico y cuál es el papel de la mujer directora? Aquí en España falta camino por recorrer, pero hay grandes pasos dados.

GLORIMAR MARRERO.- Allí también queda camino por recorrer. Pero mira, cuando estrenamos La Pecera en Sundance habían dos obras de dos cineastas directoras mujeres en cartelera en Puerto Rico, y La Pecera se estaba estrenando en Sundance. Eso es histórico. Que hayan tres obras dirigidas por mujeres puertoriqueñas a la vez en divulgación masiva es la primera vez que pasa, y eso es el efecto de un largo trabajo, de que decidimos que vamos a dirigir, y a producir (porque también somos las productoras de nuestras películas), y tomamos esa decisión muy en serio. Ahora mismo a nivel de creación, las mujeres están dirigiendo cortometraje, documental, han hecho video arte, ejercicio experimental..., hay una composición amplia y grande de lo que es la cinematografía puertoriqueña. De todas maneras, tenemos todavía conflictos y dificultades respecto a los recursos económicos gubernamentales, que se tienen que dividir entre los cineastas nacionales y los cineastas y productores que llevan obras para utilizar el país como destino fílmico, que son obras de servicio, para grandes productoras como Netflix, Amazon, Disney. Los nacionales que estamos haciendo obra autoral, estamos un poco descompensados, no estamos en contra de que esas películas vengan, pero sí que haya equidad en la distribución de los recursos económicos, para que podamos estar en igualdad de condiciones. Eso sigue siendo un reto, poder tener fuentes financieras, recursos para la destribución. Ahora mismo cuento con un respaldo monumental en España, con la distribuidora Sideral, pero en Puerto Rico no tengo distribuidora. Es decir, tenemos todavía unas piezas en lo que es la cadena de la realización cinematografica que están sueltas todavía, y tenemos que asumir muchísimos riesgos para poder financiar las películas. Falta mucho trabajo por delante. 

Carlos.- Para finalizar, la pregunta con la que acabo todas mis entrevistas, ¿qué has aprendido y con qué te quedas de haber hecho La Pecera?

GLORIMAR MARRERO.- Aprendí mucho, si tengo que escoger una cosa es la importancia de la introspección. Hacer una película puede ser incluso caótico, y envuelve a muchas personas, así que aprendí la importancia del silencio y de la introspección para tomar decisiones. Esto es fundamental. También aprendí que puedo hacer una película, pero siempre tengo que tener ese espacio de introspección y de silencio para poder decidir cosas, y creo que eso fue uno de los valores más grandes que he aprendido. Por último, aprendí también el enorme ejercicio y acción de solidaridad que tenemos en los cineastas en Puerto Rico, por cómo la gente se unió a este proyecto para lograrlo. No es una única cosa la que he aprendido.

1 comentario:

  1. Superar todos los obstáculos descritos por la directora y aún así acabar rodando la película, demuestra un espíritu de superación importante. Habrá que verla...
    Gracias Carlos.

    ResponderEliminar

"IMMACULATE", PROTAGONIZADA POR ÁLVARO MORTE Y SYDNEY SWEENEY - 26 DE ABRIL EN CINES

Immaculate , protagonizada por Álvaro Morte ( La casa de papel, Durante la tormenta ) y Sydney Sweeney ( Cualquiera menos tú, Euphoria, Th...