miércoles, 31 de enero de 2024

ENTREVISTA A SÉBASTIEN VANICEK - DIRECTOR DE "VERMIN: LA PLAGA" - MAÑANA ESTRENO EN CINES

Este viernes
 se estrena en cines Vermin: La Plaga, la ópera prima del director francés Sébastien Vaniček, tras pasar por la Sección Oficial del Festival de Cine de Sitges y hacerse con el Premio Especial del Jurado. Una nueva apuesta de terror que coloca a los protagonistas en una crisis local con la invasión de unas arañas que van multiplicándose hasta el punto de dejar a la población en cuarentena permanente. Distribuye ADSO FILMS.

Vermin: La Plaga también participó en Fuera de competición en la Clausura de la Semana de la Crítica de Venecia, así como en el Fantastic Fest (Sección Oficial) donde se alzó como Mejor Película de Terror y Mejor Director, el Festival de Salónica (Midnight), el Festival de Chicago (After Dark) y la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián como película de apertura. Podrá verse próximamente en el Molins Terror y en el Isla Calavera, el Festival de Cine Fantástico de Canarias.

Entre las peculiaridades del proyecto, encontramos que se utilizaron arañas reales para todas sus escenas. La única forma, según cuentan sus productores, de crear una auténtica pesadilla arácnida.

El reparto lo conforman Finnegan Oldfield (La emperatriz rebelde), Sofia Lesaffre (Memorias de París), Jérôme Niel (¡Vaya clase!), Théo Christine (Skam France) y Lisa Nyarko.

El director Sébastien Vaniček decidió llevar la acción al territorio que él más conoce de primera mano: la suburbia. Alejada de la extrañeza del cine de autor y de lo caricaturesco de las comedias nacionales. El director relata lo siguiente: "Es una película de género que te sacude hasta la médula, te conmueve, te hace temblar, porque me parece que a través de las emociones acabas irremediablemente implicado. Quiero hacer una película por la que valga la pena pagar la entrada, un espectáculo por el que merezca la pena ir al cine".

SinopsisKaleb está a punto de cumplir 30 años y nunca ha estado más solo. Está peleando con su hermana por un asunto de herencia y ha cortado los lazos con su mejor amigo. Apasionado por los animales exóticos, un día llega a casa con una araña venenosa y accidentalmente la deja escapar.

En el pasado Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya - Festival de Sitges, y gracias a nuestras amigas y amigos de MadAvenue, tuvimos la oportunidad de entrevistar al director de la cinta, el joven Sébastien Vaniček, y no lo hicimos solos, sino que con mucho gusto, como siempre, lo hicimos acompañados de una dupla de oro, de una dupla que promete muchos momentos interesantes, la gran y el gran Ailén y Carles Garries, de @Nexus. Éste es el resultado de la entrevista:

Ailén Garries.- ¿Cuál sería el color que definiría su película?

SÉBASTIEN VANICEK.- Serían todos los colores juntos porque se habla de las fotometría de la iluminación dentro de una película, entonces para él el cine son todos los colores juntos, porque cada color refleja una emoción y el cine refleja todas las emociones, al fin y al cabo, si juntamos todos los colores obtenemos el blanco como resultado final de estos colores y el blanco atrae la luz y la sombra, que es a partir de ese contraste del que se crea el cine.

Carles Garries.- Lo que más me gusta de sus arañas es que en ningún momento parece que sean tan peligrosas, pero se convierten en un monstruo cuando se unen entre ellas como en los grandes clásicos como “Cuando Ruge la Marabunta" de Byron Haskin, donde esa comunidad de arañas se defienden ante el invasor que coloniza

SÉBASTIEN VANICEK.- Para mí es muy interesante esto porque el objetivo principal de mi película era mostrar que si no atacamos a las a las arañas, ellas no nos harían nada, es decir, ellas no atacan, sino las atacamos nosotros antes, por eso hay que dejarlas tranquilas, si no las atacamos, no crecen o se hacen grandes y permanecen a pequeñas. Entonces era ese concepto, que el verdadero depredador no son las arañas y era muy importante mostrar que realmente las arañas no son peligrosas.

Carlos Penela.- En primer lugar, gracias por hacer crecer mis miedos hacia las arañas. (risas). En su película hay una crítica feroz hacia quienes juzgan a los demás solo por su apariencia, por su origen. 

SÉBASTIEN VANICEK.- Creo que la mayor parte de las películas de monstruos hablan de esto. Alguien habla de esto, de la xenofobia, del miedo a los extranjeros, a lo que no conocemos. La reacción siempre es violenta ante cosas que no conocemos, esto nos permite hacer buenas películas, porque las reacciones violentas siempre son interesantes de filmar. Al fin y al cabo, lo que dices es algo que denunciamos, porque en la realidad es algo que también pasa. 

Carles Garries.- También su película busca el tema social, donde ese peculiar edificio convive con toda esta sociedad marginada.

SÉBASTIEN VANICEK.- En mi primera película quería hablar de la vida y los problemas que yo conocía, necesitaba trazar esta línea paralela entre el trato que damos a las arañas y a la gente que vive en los suburbios. Lamentablemente,es un trato muy parecido, el que padece la gente de los suburbios y el que vamos a dar a las arañas con esta xenofobia automática con la que prácticamente con la que convivimos. Y la película habla de esta violencia hacia las cosas que no conocemos. Y el miedo que nos puede dar una persona de los suburbios, igual que una araña que nos encontramos en el baño.

Carlos Penela.- El conjunto de actores jóvenes transmite una veracidad de unión y amistad increíble. ¿Cómo llegan al reparto? ¿Hubo un proceso previo de convivencia antes de que empezaran a rodar?

SÉBASTIEN VANICEK.- Todos llegan por casting. Cuando después de varios filtros tenía ya solo buenos actores, me quedé con aquellos con los que pensaba que la película funcionaría mejor. Por otro lado, es verdad que antes de rodar intentamos quedar, salir, ensayar juntos e ir al set. Hicimos un grupo de whatsapp donde hablábamos todos, nos enviábamos mensajes para crear algo real y estuvimos muy juntos a lo largo de todo el rodaje. Hay cosas muy reales que transmite la imagen. Intentamos grabar de forma cronológica para ver cómo su amistad también iba creciendo a medida que crecía también la tensión. En el transcurso de la película se ve cómo los vínculos que tienen entre ellos cada vez son más importantes. Las tres escenas más importantes de la película son las que rodamos al final, fue un momento en el que tengo la sensación de que tenían un vínculo más cercano los unos con los otros. No se ha traicionado su amistad, y eso creo que es algo que se aprecia en la imagen y de lo que estoy muy orgulloso.

Carles Garries.- Precisamente el grupo de personajes, que en otra película lo más normal sería que se refugiaran y que no ayudan a nadie, son los verdaderos héroes, porque intentan ayudar al resto de vecinos pese a que ellos no quieran.

SÉBASTIEN VANICEK.- Siempre hay una reacción, una ansiedad. Cuando escribimos la película nos basamos en un miedo que tenemos todos en común, que es el que pasamos hace tres años con el COVID, ahí descubrimos una nueva manera de describir el miedo, además del recuerdo que todos tenemos del confinamiento. Por ello la gente del edificio reacciona de una forma distinta a la que lo hubiera hecho en una época pre-COVID,  alguno de ellos solo quieren quedarse dentro de su casa, protegidos del exterior, sin saber que el problema no está fuera, el problema viene del interior, y en nuestro caso se propaga por las paredes. 

Carlos Penela.- Cuando el grupo de amigos pierde al primer integrante, hay una gran secuencia de dolor y desesperación. Es muy interesante el hecho de que en ese tipo de películas estas escenas son duras pero cortas, pero aquí en cambio es bastante larga. ¿Cómo planificó esa escena y cómo consiguió que los actores lo dieran todo en ella?

SÉBASTIEN VANICEK.- En las películas de terror hay muchas muertes, se tiene que hacer avanzar la historia. Cuando tienes un grupo de cinco amigos, hay 90 minutos y la película tiene que avanzar, lo que quería era un tratamiento realista, por lo que debía de haber daños colaterales, y algunos personajes tienen que morir. Para ello necesitamos que el espectador sienta el dolor de la pérdida de cuando muere alguien al que queremos, por ello era importante para mí que lo rodáramos con todo el dolor que esto representa. Tanto si te matan unas arañas o un accidente de coche, el dolor es el mismo. Para hacer esa escena tuvimos que hablar mucho para poder prepararla al máximo. Yo quería otorgarle un plazo muy importante a la pérdida de un personaje, sin dar spoilers. Quería ver la escena que aún no había visto en otras películas de miedo, en la que dejáramos tiempo al personaje para que dirigiera la pérdida de alguien. El trabajo del sonido de la puesta en escena forzaba a los espectadores a sentir ese dolor, esperando que se sintieran conectados con el personaje.

Carles Garries.- Otro de los elementos importantes en su película es el edificio que se convierte en el otro actor relevante. ¿Dónde se encuentra ese edificio y cómo pensó que seria un excelente hogar arácnido?

SÉBASTIEN VANICEK.- Es un edificio que está en el departamento 93, que es donde yo crecí y lo conocía muy bien. Con esta película quería enseñar esta parte de mi barrio al mundo. De hecho es donde se rodó también "Brazil" de Terry Gilliam o "Los Juegos del Hambre", su arquitectura es muy interesante.

Carlos Penela: ¿ Ha tenido algún referente en mente a la hora de crear la película? Vermin: La Plaga me ha recordado a ·REC, un edificio en cuarentena con zombis, en su caso hay arañas, y me recuerda también a una película española que se llama Asedio, que también pasa en un edificio. ¿Cómo ha sido la logística de rodar dentro de un edificio? Ha debido de ser muy complicado...

SÉBASTIEN VANICEK.- Mis referencias son más películas de supervivencia que de terror, porque para mí allí es donde encontraba las cosas que necesitaba para poder escribir los personajes. "Green Room" la tenía en mente para la banda de amigos que estaba encerrada en un sitio y tenían que salir, donde la amenaza externa les comprime, y también “28 días después”, donde el antagonista es la amenaza zombi, pero donde el hombre pasa a ser más peligroso que el monstruo. Teníamos un estudio donde hicimos el interior del edificio para hacer los movimientos de cámara y también para poder poner telaraña, y por otra parte teníamos decorados reales. Las escaleras que rodamos son de un edificio real. El contraste era muy grande, en el estudio teníamos libertad, podríamos poner la cámara donde quisiéramos, tenemos tiempo para preparar. Sin embargo, cuando estábamos en las escaleras era mucho más complicado, más duro, pero por otro lado eso nos daba más creatividad, de repente teníamos que estar con los actores, era el momento de la película donde la tensión era muy alta y esto hacía que yo cogiera la cámara y corriera, escaleras arriba y escaleras abajo. ¡Mucha adrenalina!

Carles Garries.- Crea la tensión con cualquier pequeño detalle como estos interruptores de la luz en los pasillos y en la escalera que amenazan en apagarse en cualquier momento y que provoque el ataque de las arañas.

SÉBASTIEN VANICEK.- La verdad es que eso es algo que me interesaba mucho. Reflejar que no se tiene tanto miedo a las arañas, sino a la oscuridad .Hay muchos niños que tienen miedo a la oscuridad. Y en el film lo que sabemos que la que la luz se va a pagar, pero no sabemos cuándo pasará por esos quiero introducir esa idea de incertidumbre en la cabeza del espectador “ la luz no funciona muy bien, en algún momento no funcionará, se acabará apagando” eso hizo que hubiera realmente tensión junto a la puesta en escena el traveling, el sonido, el movimiento, los actores, el montaje, es la suma de muchos factores dentro de la película . 

Carlos Penela.- Tiene experiencia haciendo cortometrajes, ¿cómo se ha sentido rodando un largometraje?

SÉBASTIEN VANICEK.- Pues muy bien, ha sido algo parecido, trabajé con las mismas personas, con el mismo grupo de amigos, simplemente esta vez ha sido más largo y se ha añadido más gente. Por ejemplo, había gente en posiciones script que no conocía, y que estaba a mi lado y escribía todo lo que decía. Al final me di cuenta que eso era muy importante, porque esa información me servía más tarde. Tengo la sensación real de haber trabajado con un grupo de amigos, era el mismo grupo con el que hacíamos cortometrajes, crecimos juntos y juntos hemos hecho este largo, que espero que sea el inicio de muchos más. ¡Ahora a buscar más presupuesto para poder hacer más proyectos!

Carles Garries y Carlos Penela.- ¿Cómo se siente en Sitges?

SÉBASTIEN VANICEK.- 
Muy mal, una acogida terrible (risas). ¡El sitio es magnífico! Creo que es el festival más bonito del mundo. Llegamos el viernes porque teníamos ganas de ver muchas películas, cosa que hemos hecho. Creo que la sensación es muy diferente, es muy interesante salir de una sala, plantearse muchas preguntas, luego enfadarse, luego estar contento, luego sentir cosas extremas, etc. Hablamos de ello con el equipo y creo que es un un festival muy poco frecuente, en el que sentimos cosas muy diferentes a diferentes horas del día, y eso es extraordinario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"DISCO, IBIZA, LOCOMIA" - 17 DE MAYO EN CINES

Tenemos el placer de informaros de la fecha definitiva de estreno de la película Disco, Ibiza, Locomía , dirigida por Kike Maíllo ( Toro ), ...