domingo, 4 de febrero de 2024

ENTREVISTA A UM TAE-HWA - DIRECTOR DE "CONCRETE UTOPIA"

La película, dirigida por Um Tae-hwa (Vanishing Time: A Boy Who Returned), se convirtió en Nº1 en la taquilla coreana tras su estreno y ya ha superado los 4 millones de espectadores en Corea. Concrete Utopia ha llegado este pasado viernes a los cines españoles de la mano de Vértice 360.

Concrete Utopia tuvo su premiere mundial en el TIFF y su reparto cuenta con las estrellas coreanas Lee Byung-Hun, de la exitosa serie El Juego del Calamar y otras super producciones de Hollywood como Los siete magníficos y Terminator: Génesis; y Park Seo-joon, conocido por la taquillera y oscarizada Parásitos, y la popular serie Itaewon Class de Netflix.

SinopsisUn enorme terremoto ha reducido el mundo a escombros. Si bien nadie sabe con certeza hasta dónde se extienden las ruinas, o cuál ha sido la causa del terremoto, en el corazón de Seúl tan solo queda un edificio de apartamentos en pie, el Hwang Gung Apartments. Con el paso del tiempo y la llegada del frío, los forasteros comienzan a llegar a los apartamentos Hwang Gung para resguardarse del frío extremo. Ante la avalancha de nuevos inquilinos y la amenaza de su propia supervivencia los residentes del edificio promulgan una medida especial.

Tras su premiere en Toronto, Concrete Utopia tuvo su premiere nacional el pasado mes de octubre en el SITGES FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINEMA FANTÀSTIC DE CATALUNYA y, más recientemente, se convirtió en la gran triunfadora del 33º FANCINE FESTIVAL DE CINE FANTÁSTICO UNIVERSIDAD DE MÁLAGA al alzarse con los premios de Mejor largometraje, Mejor director y Mejores efectos especiales.

Concrete Utopia es la primera obra de un conjunto de películas y dramas que se agruparán bajo el concepto de 'Concrete Utopia Universe'. Badland Hunters, producida por Netflix y protagonizada por Ma Dong Seok (Train to BusanEternals), será la primera secuela de la saga.

En el pasado 
Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya - Festival de Sitges, y gracias a nuestras amigas y amigos de Vértice 360, tuvimos la oportunidad de entrevistar al director de la cinta, el joven Um Tae-Hwa, y no lo hicimos solos, sino que con mucho gusto, como siempre, lo hicimos acompañados del gran Carles Garries, de @Nexus. Éste es el resultado de la entrevista:

Carlos Penela.- Ayer estuvimos en la presentación de la película, ¡felicidades por la misma! Particularmente, cuando acabó la proyección, lo primero que me vino a la cabeza es la frase de que el hombre es un lobo para el hombre... 

UM TAE-HWA.- Creo que has expresado de esta forma el egoísmo que hay en las personas. La gran pregunta que surge al ver los personajes de la película es ¿qué límite tiene ese egoísmo? Has expresado tus sensaciones pensando en un lobo, creo que pensando en esta relación con la naturaleza como uno de los depredadores más fuertes, que se alimentan de los débiles. Lo mismo pasa en la película. Las personas son clasificadas según su valor, y el único parámetro de valor de la persona en la película es la productividad. Si eres productivo eres útil para la comunidad, pero si no das productividad la comunidad se va a deshacer de ti. Yo me planteo, ¿qué es lo que nos diferencia de los animales? No solo es productividad, también está la dignidad humana. Desgraciadamente, en la sociedad actual en la que vivimos nos damos cuenta que solo somos valorados según nuestra productividad, y eso es lo que quiero denunciar con mi película.

Carles Garries.- Me gusta el comienzo de la película. Vemos una especie de documental en el que comprobamos cómo se valora esa productividad de la que hablas. Nuestro valor de nuestra productividad está reflejado en los pisos dónde vivimos. ¿Era eso lo que quería plantear con su película?

UM TAE-HWA.- Para poder entender mejor la película hay que entender un poco cómo es la sociedad coreana y qué representa el apartamento en nuestra sociedad. En la sociedad coreana en los pisos se incorpora una marca comercial. Las grandes multinacionales o las empresas coreanas que construyen estos complejos de apartamentos añaden su nombre al edificio, al barrio. Por ello, en función del nombre que tenga ese apartamento, ello clasifica socialmente al propietario. Si le preguntas a alguien el nombre de su casa, dónde está o en qué barrio vive, en Corea es una pregunta muy sensible. El saber dónde vive una persona se ha convertido en un factor muy importante en la sociedad coreana. Una casa o un hogar debería ser simplemente, como se suele decir, "Home, sweet home", "hogar, dulce hogar", y,  en ese sentido, debería ser un lugar de descanso, de relax, donde cada persona o familia se repone de un día duro de trabajo, pero en Corea se ha convertido en un elemento para clasificar las personas social y jerárquicamente.

Carlos Penela.- Precisamente, al hilo de esto, es muy curiosa la paradoja que al final plantea la película. Uno de los personajes, cuando está a punto de fallecer, mira un cuadro en el que se ve una casa aislada en medio de la naturaleza. Supongo que quiere reflejar como, pese a ese estatus social, lo que realmente te da plenitud es poder vivir tranquilo, y que no es tan importante vivir en la mejor mega construcción de tu ciudad. ¿Es lo que quería plantear?

UM TAE-HWA.- En la cultura y sociedad coreana hay una fantasía con poder vivir en una casa aislada. Es muy usual que en los apartamentos coreanos haya cuadros, pósters o que incluso los calendarios de cocina incorporen dibujos donde se vea una casa aislada en el campo. En la sociedad coreana hay muchos complejos de apartamentos, y la posibilidad de vivir en el campo es prácticamente imposible, pues tenemos un problema de espacio importante. Cuando se estrenó mi película en Suiza, me hicieron una pregunta respecto a ese cuadro. Para ellos las casas en el campo son normales, corrientes, no lo entendían. De ahí lo que te decía al principio, que para nosotros es una especie de sueño, de fantasía.

Carles Garries.- Es muy interesante la evolución que hay en la película y que se ve a través de  las diferentes reuniones de la Comunidad de vecinos. Al principio son distentidas y hasta divertidas (genial el tema de los selfies), y poco a poco se van volviendo más tensas e incluso violentas. ¿Cómo planificó estas reuniones desde el guión? 

UM TAE-HWA.- Sí, respecto a los vecinos, el ambiente general de la película va evolucionando como dices. Cuando al final se reúnen para expulsar a uno de los protagonistas, es evidente que el tono de la reunión debía ser muy diferente del tono inicial. Por ello planteamos las reuniones del principio más como comedia negra. Esas reuniones de vecinos son importantes porque la decisión que se toma al final no se toma de la nada, así como así, son pequeñas opiniones y decisiones de varias personas para llegar a una decisión final. Esa decisión final resulta que es negativa, equivocada. Aquí lo que quería transmitir es que la maldad y la injusticia de nuestra vida real proviene de pequeñas decisiones de las personas que nos rodean. 

Carlos Penela.- ¿Cuál es el mayor reto al que se ha enfrentado con esta película?

UM TAE-HWA.- Mi mayor reto ha sido poder cerrar bien el guión de la película. Con este presupuesto en Corea es muy difícil probar nuevas cosas. En mi caso ha sido muy importante la colaboración, ayuda y confianza de los compañeros y del equipo. Por ejemplo, el productor de la cinta, o los buenos y excelentes actores que han aceptado el guión tal cual. Probar una cosa nueva con este presupuesto ha sido uno de los grandes retos. El otro era saber cómo llegaría la película al público. Continuamente he estado preocupado por ello. Al mismo tiempo, nosotros, los creadores de la película, también somos público de la misma, y como público siempre tenemos el deseo de poder ver algo nuevo, diferente, único, especial. Hemos tenido confianza y fe en el público en este sentido, y así es como hemos podido continuar. El gran reto era mantener esa fe, esa confianza, tanto hacia el público como hacia mí mismo. 

Carles Garries.- Yo quería preguntarle por los efectos especiales, realmente no se distingue lo que es un decorado o lo que son efectos especiales, es espectacular.

UM TAE-HWA.- En las escenas lo más importante eran los apartamentos. Estaba muy preocupado porque no encontraba ningún lugar real para realizar el rodaje. Había que crear artificialmente una maqueta. La creamos hasta la tercera planta, y lo de lo de arriba fue CGI.  Para que fuera lo más real posible, fuimos a unos apartamentos que iban a derrumbar y nos trajimos puertas, barandillas, piezas varias, etc. y construimos hasta la tercera planta. Para buscar que fuera lo más real posible la única respuesta que teníamos en mente eran los detalles, que todos los detalles fueran lo más real posibles. Es lo que le pedí al equipo. En las escenas de las ruinas igual, si colocábamos las piezas distribuidas artificialmente, sin ningún tipo de criterio, se notaba que no era real. Fui a cada barrio a tomar imágenes por escáner de cada barrio, y con ello pude crear una simulación de la destrucción de ese barrio lo más realista posible, ya que, por ejemplo, hasta pueden verse los letreros de las tiendas y comercios que hay en ese barrio, con lo que el público coreano que ha visto la película pueda identificarse con esos barrios, y hacer así la película lo más real posible.

1 comentario:

  1. Este Film me parece una interesante apuesta en la que seguro muestran y surgen aspectos Sociológicos comunes en nuestras sociedades.
    Gracias Carlos.

    ResponderEliminar

ENTREVISTA A JORDI BOQUET CLARAMUNT, RESPONSABLE DEL PROYECTO "RIURE", SELECCIONADO POR LA INCUBADORA DE LA ECAM

La Incubadora   es un programa de desarrollo de largometrajes dirigido a productores, directores y guionistas emergentes residentes en Espan...