miércoles, 7 de diciembre de 2022

ENTREVISTA A ÁNGELES HUERTA, MARÍA VÁZQUEZ Y TOMAR NOVAS - "O CORPO ABERTO (CUERPO ABIERTO)" - VIERNES 5 DE DICIEMBRE ESTRENO

Este viernes se estrena Cuerpo Abierto (O corpo aberto), película dirigida por Ángeles Huerta y protagonizada por Tamar Novas, María Vázquez y Victória Guerra, que se estrena en cines de la mano de Filmax.

La película participó recientemente en la 60 edición del FICX- Festival Internacional de Cine de Gijón, donde recibió el premio a la Mejor Película Asturiana. La cinta participó previamente en la Semana Internacional de Cine de Valladolid- Seminci, en Ourense Film Festival (OUFF) y en MotelX, Festival Internacional de Cine de Terror de Lisboa, entre otros.

Cuerpo Abierto es un largometraje de terror folk escrito por la propia directora junto a Daniel D. García y se basa en un relato del escritor gallego Xosé Luis Méndez Ferrín, uno de los autores más importantes y representativos de la literatura gallega contemporánea. 

Narra la historia de un maestro que, a principios del siglo XX, recibe como primer destino Lobosandaus, una pequeña localidad de la "raia seca", en la frontera entre Galicia y Portugal. Nada más llegar percibirá cómo el misterio y la muerte conviven con naturalidad en la vida cotidiana de la población de este extraño y abrupto lugar. Pero el profesor se enfrentará, desde el racionalismo y la ciencia, a una creencia común de la población local: el espíritu de los muertos puede manifestarse y permanecer entre ellos al habitar otros cuerpos.

Los límites, las "raias" o líneas que separan el mundo de los muertos y de los vivos, el género, la identidad o el poder evocador de la tradición y el folclore serán algunos de los ejes que atraviesen la película.

Sinopsis
1909. Miguel, un joven profesor, es destinado a un pequeño pueblo de montaña en la frontera entre España y Portugal: Lobosandaus, una aldea inhóspita y de tradiciones ancestrales. Es un hombre de razón, pero no puede controlar sus deseos pasionales y, conforme se acerca el invierno, siente cómo la oscuridad se apodera de todo a su alrededor al tiempo que crece su fascinación por la enigmática Dorinda. En un lugar dominado por la superstición, la extraña muerte de un vecino del pueblo libera a un espíritu libre en busca de un cuerpo que le permita seguir con su existencia, que llevará a Miguel a cuestionar los límites entre el mundo de los vivos y los muertos.

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a su directora y a los dos actores protagonistas, este es el resultado de la entrevista:

Carlos.- Ángeles, ¿cómo surge Corpo Aberto?

ÁNGELES HUERTA.- La idea de la película surge a raíz de un relato del escritor gallego Xosé Luis Méndez Ferrín que enseguida me atrapa. Tiene todos los elementos de un relato clásico de género, de relato gótico: el personaje del maestro que atraviesa un paisaje neblinoso para llegar a una tierra hostil que se rige por unas convicciones que no son las suyas, de creencias en cuerpos abiertos y de espíritus que habitan todavía las casas, etc. Me parecía que había material para una película muy contemporánea, ponía sobre la mesa cuestiones que nos preocupan mucho hoy en día. Al final es una película de fronteras, y habla un poco de eso, de lo ilusorio, de los límites que pensamos que nos definen como seres humanos, tanto en lo político, en lo lingüístico, en el género, y en lo más transcendental, que es el límite entre la vida y la muerte. 

Carlos.- Ángeles, primer largometraje de ficción, te atreves no solo con el terror, sino con un terror subjetivo donde no se da todo mascado; además, trabajas con niños, con animales y combinando tres idiomas como el gallego, el portugués y el castellano. Cómo has abordado todos esos aspectos? ¿Te ha costado mucho sacar adelante la película?

ÁNGELES HUERTA.- Hice todo lo que se supone que no se puede hacer y muchos menos con una primera película de esas características (risas), pero fuimos a por todo. La película costó muchísimo levantarla, como cualquier película independiente, en este país siempre es una odisea. Después, el hacerlo con estas condiciones, fue un lujo y un disfrute a la vez. Estar en un lugar aislado fue algo que nos ayudó para entrar en esa especie de trance colectivo en el que teníamos que entrar todos, desde el actor protagonista hasta el último técnico, para poder hacer una película de estas características. Los niños fueron una maravilla, tuve ayuda de profesionales, por supuesto, pero trabajamos con ellos como con los adultos. Trabajamos desde el cuerpo, intentando no mecanizar, y dedicándole mucho tiempo y mucho mimo, porque cuando no hay tanto dinero, el tiempo que utilizas para preproducir es fundamental. Después, el paisaje y el clima, pese a lo inhóspito y la dureza del paisaje que nos pudo suponer en el rodaje, a la película le aporta una belleza y una verdad que de otra manera no hubiésemos sido capaces de conseguir.

Carlos.- Ángeles, en ese sentido que apuntas, ¿dónde se rodó la película?

ÁNGELES HUERTA.- La película se rodó en el Parque Nacional del Xurés-Gêres, que es un parque transfronterizo, como la película, parte en Ourense y parte en Portugal, y concretamente, en España, sobre todo en los ayuntamientos gallegos de Muíños, Lobeira y Calvos de Randín. Todos los usos y costumbres etnográficos que salen en la película son los de allí. Ha sido una película muy documentada, trabajamos mucho con la gente de allí, el gallego que se habla por ejemplo es el gallego de esas montañas, todo ello le da una verdad a la película que es especialmente pertinente sobre todo al tratarse de una película de frontera, que se va a reflejar en lo lingüístico pero también en lo híbrida que es desde un punto de vista del género.

Carlos.- María, Tamar, ¿podéis hablarnos de vuestros personajes y de cómo llegáis al reparto de la película?

MARÍA VAZQUEZ.- Yo llegué de una forma curiosa al reparto. Al principio Ángeles como que no me veía mucho para el personaje, ella buscaba como a alguien más andrógino para el papel. Nosotras ya nos conocíamos y ella me pasó el guión para que le comentara cosas sobre el mismo, pero nunca como para que hiciera yo algún papel. Leí una versión, estuvimos hablando de cosas, de los personajes, etc. y al final como a mi me había tocado mucho el personaje que acabé haciendo pero no pensaba que lo fuera a interpretar, le dije algunas cosas clave sobre el mismo que a ella le abrieron un poco como la mente, y entonces a raíz de eso me dijo que quería que yo hiciera ese papel. Me hizo mucha ilusión, porque como te digo había leído el guión y me parecía un personaje muy especial, así como una oportunidad para contar lo que refleja la historia, los límites con muchas cosas, una de ellas entre lo masculino y lo femenino, y desmontar así estereotipos. En cuanto a mi personaje, es una chica que se llama Obdulia, que está encamada y se cuenta, y se sigue contando en Galicia una especie de tradición en alguna zona, donde se dice que cuando hay algún cuerpo encamado, éste puede estar abierto para que entre el cuerpo de otro ser que ha muerto. En este caso es lo que le pasa a Obdulia, y como le entra el cuerpo de un hombre, me parecía una buena oportunidad para contar el personaje desde una posición que no fuera el cliché tipo "me convierto de mujer a hombre y empiezo a hablar con una voz más masculina y andando de forma más masculina, etc.". Para mi era una oportunidad de contar desde otro prisma más moderno otro tipo de masculinidades. 

TAMAR NOVAS.- Por mi parte, yo tuve la suerte de estar muy desde el principio en la película. De hecho me confesó Ángeles que empezó a escribir la historia pensando en mi, eso es un lujo como actor. También tuve la suerte de leer muchas versiones del guión, de empezar por una primera lectura, que al igual era la segunda versión del guión, y ya desde el principio me encantó y me atrapó la historia. Yo de Ángeles había visto 'Esquece Monelos', que era su documental anterior, y me atrajo muchísimo. Vi que era un proyecto que me apetecía un montón hacer, y a medida que se fueron confirmando compañeros, reparto, me fui ilusionando cada vez más. 

Carlos.- María, Tamar, ¿cómo construisteis vuestros personajes?

MARÍA VAZQUEZ.- Yo lo abordo desde un punto de vista de no perder mi parte femenina, pero buscando mi parte masculina, que también la tengo. Lo digo por etiquetarla, porque no me gustaría ni tener que llamarla así. Más que buscar una parte más masculina, yo buscaba algo más instintivo. Me parecía que el personaje de él tenía algo más instintivo que Obdulia, que tenía algo más emocional y más mental, y el personaje masculino era más instintivo, entonces intentaba buscar por ahí, como alguien que va más por el deseo, por el querer algo y conseguirlo. Trabajé con cosas más sensoriales, otras veces trabajo desde otro sitio, y aquí trabajé con muchas músicas como para buscar en el cuerpo partes que normalmente yo no habito, gestualidades que normalmente no tengo, en definitiva, buscar cosas nuevas. También puse mucha observación en José Fidalgo, que es mi alter ego, cómo se movía, cómo era su hacer, para pillar un poco su esencia.

TAMAR NOVAS.-  Yo construyo mi personaje muy partiendo del guión, también tomando como referencia el relato de Méndez Ferrín, mucha bibliografía, muchos textos que me enviaba Ángeles sobre trastornos de personalidad, y ensayando mucho. Ensayamos mucho para la película. Los enfocamos como si fuesen rituales, probando todo y probando mil opciones, eso nos dio mucha confianza. Luego, al llegar al rodaje fue un poco dejarse llevar, había tanto trabajo hecho que en el rodaje era extremarse todo lo posible. 

Carlos.- María, Tamar, ¿cómo ha sido trabajar con Ángeles Huerta y entre vosotros?

MARÍA VAZQUEZ.- Con Tamar ya había trabajado, este fue un punto más para que me apeteciera hacer la película, porque estaba él, nos llevamos muy bien, tenemos una manera de trabajar muy parecida. Somos los dos muy obsesivos con el trabajo, y en ese sentido siempre estamos pensando en cosas que hacer y probar. Es algo que me divierte mucho, sé que Tamar es una persona que ensaya un montón, y a mi me encanta ensayar también. Ángeles entró mucho en ese juego con nosotros, de probar, de darnos confianza y de decirme que no me asustara, porque algo que me obsesionaba mucho era toda esa parte del principio del personaje que tiene estos espasmos. Yo no quería que pareciese 'La niña del exorcista' (risas), por lo que buscamos mucho cómo encontrar esas cosas desde sitios sensoriales, ahí nos ayudó mucho Tamar. La verdad es que Ángeles ensayó mucho con nosotros, y menos mal, porque hoy en día los rodajes siempre van apretados, y nos fue muy bien porque ya llevábamos las cosas hechas para no estar agobiados en rodaje porque no hubiese tiempo. 

TAMAR NOVAS.- Como dice María, ya habíamos trabajado juntos, sabía que iba a ser un gustazo porque nos entendemos muy bien y tenemos un lenguaje común semblante, trabajamos desde sitios muy parecidos. Y con Ángeles fue una sorpresa enorme, sobre todo porque siendo una directora novel había mucho avanzado ya con el enfoque de los ensayos. Nos hemos entendido muy bien, me encantaría volver a trabajar con ella, y espero que ella también esté con ganas de repetir conmigo, claro.

Carlos.- Para mi, uno de los aciertos de la película es la convivencia en la misma de tres idiomas (gallego, castellano y un poco de portugués), algo que los que pertenecemos a partes de España bilingües vivimos con normalidad y sin conflicto alguno de convivencia.

ÁNGELES HUERTA.- He de decirte que alucinarías si supieras la cantidad de capitales de provincia en España donde no tienen ni una sola sala para pasar películas en versión original, por lo que para intentar llegar al mayor número de sitios posibles también tenemos una versión doblada, son los propios actores los que se doblan a sí mismos. Es una pena, porque se pierde esa riqueza, pero fundamentalmente la película va a circular en versión original. Respecto a la película en sí, se da una circunstancia de frontera donde la gente utiliza las lenguas para lo que son, para comunicar, no para nada más. Pasará un poco como pasó con 'Estiu 1993', que salió en catalán, hubo muchos cines que la rechazaron por eso, y entonces hubo una segunda remesa doblada, y 'Alcarràs' ya ha salido directamente en las dos versiones, lo que quieres es llegar a la gente, si se tiene que doblar se dobla, aunque lo ideal es no hacerlo, pero.... En el caso de la película, la utilización de las tres lenguas es muy pertinente por todo el tema que hablaba de las diferentes fronteras.

MARÍA VAZQUEZ.- Menos mal que pasan estas cosas en el cine, porque creo que hay que mostrar a cierta parte del país que igual no conoce tanto la diversidad cultural del mismo que esto es algo normal. Las zonas donde tenemos esta diversidad de lengua convivimos como pasa en la película, con total normalidad. A veces, en este mundo totalmente polarizado, que se nos quiere hacer ver que todo esto es como excluyente, es todo lo contrario, la situación es totalmente inclusiva, y es una situación super rica para el país, de hecho yo creo que en nuestras escuelas deberían enseñarse todas las lenguas cooficiales que hay, nos quitaríamos muchas tonterías de la cabeza. En resumen, creo que tener estos referentes en el cine está genial, porque esto también forma parte de la cultura de todo el país, no solo del territorio que hablamos estas lenguas. Es muy necesario que existan estos referentes. Yo espero también que nos acostumbremos a ver películas en versión original, que también un poco es una cuenta pendiente que tenemos. En Portugal por ejemplo es algo natural, no doblan prácticamente nada. Por suerte es algo que está cambiando, incluso en series, aunque no se atrevan tanto, pero van metiendo trocitos en otros idiomas, partes de la serie, acentos, etc. Antes parecía que solo existía un acento en el país en las series y películas, un acento neutro. Creo que todo esto es riqueza, que podamos ver las diversas formas de hablar de todo el país. 

TAMAR NOVAS.- Es que yo creo además que este es un tema sobre el que habla la película. La película habla de los límites, de las fronteras físicas y mentales, y a veces los idiomas no deberían ser límites, deberían ser formas de enriquecer. En este caso se toma un sitio donde conviven perfectamente no solo tres lenguas distintas, sino tipo de creencias, y también tipos de identidades, no solo el masculino y el femenino, hay otro tipo de representaciones. Es lo que está pasando en la actualidad, tanto en las lenguas como con las identidades. Tenemos la suerte de tener esa riqueza, por lo menos lo que hemos de hacer es cuidarla.

Carlos.- La película tiene un terror muy subjetivo, y sucede en un lugar dominado por tradiciones ancestrales y mucha superstición. En este sentido, Galicia es cuna de magia, de meigas y de leyendas. ¿Recordáis alguna leyenda de cuando erais pequeños que os diera miedo o llamara especialmente la atención?

ÁNGELES HUERTA.- Yo me acuerdo por ejemplo del Cuéllebre, que en Asturias era una especie de demonio en forma de serpiente. También me acuerdo de las Xanas, que eran unas brujas buenas que te ayudaban y vivían cerca de los ríos. De todo ese mundo sí me acuerdo bastante, pero yo soy de Gijón, y vivía en un entorno bastante urbano, entonces también te podía hablar del miedo que me daban las pelis clásicas de terror de los años 80 (risas). Sí que es cierto que en el Norte hay más conexión con esas cosas, yo creo que en Galicia sobremanera, yo que llevo veinte años viviendo allí lo veo como muy claro, y al final la película yo creo que de lo que habla es de eso, del enfrentamiento entre un mundo totalmente secularizado contra un mundo que no lo está y, por lo tanto, está más cerca de lo espiritual, y cómo esa conexión con lo espiritual nos ayuda a afrontar ciertas grandes cuestiones que todos tenemos que afrontar en la vida para las que quizás estamos un poco huérfanos con las meras herramientas del raciocinio y de la cultura moderna.

MARÍA VAZQUEZ.- Por mi parte, desde pequeñita esta convivencia con la muerte era algo natural, los muertos se velaban en casa hasta hace tres días. Yo recuerdo con tres años tener en casa a la hermana de mi abuela muerta. A mi sí hay algo de la tradición, por así llamarlo, que me gusta, que es como que los muertos permanecen con nosotros siempre. Esto es algo que se tiene muy presente en Galicia, y es algo que me parece muy bonito, porque de alguna manera alimenta un poco al alma de esa pérdida. A mi me recuerda un poco, salvando las diferencias, a la cultura mejicana con el tema de la muerte, también hay con este tema un punto de festejo y de pensar que permanecen en las casas los espíritus y que se convive con ellos con total normalidad. A mi eso me encanta, y de paso le quita mucho miedo a la muerte.

TAMAR NOVAS.- La película es un poco como los sueños, son terrenos oníricos, no sabes muy bien qué está pasando, la cinta tiene ese tipo de narrativa. Esto es muy interesante para el cine, no saber qué es real y qué no es real, o incluso al final no importarte esto, porque lo que estás haciendo es entrar en la cabeza de alguien. Respecto a la pregunta concreta, a mi siempre me ha llamado la atención la Santa Compaña, que aparecía por las noches, siempre me han atraído esos relatos misteriosos que contaban mis abuelos, esas historias de montaña. Tanto mi padre como mi madre son de una zona de interior cerca de Arzúa, Melid, son zonas que tienen un paisaje muy particular y tienen mucha tradición oral, muchos cuentos y mucha fe, mucha relación con la religión y con historias que tienen que ver con esas noches gallegas que son tan características. 

Carlos.- O que arde, Ons, Dhogs, Jacinto, La isla de las mentiras, As Bestas, la serie Un asunto privado... Son todo ejemplos de grandes, medianos o pequeños proyectos hechos en Galicia. Galicia tiene muchas historias que contar y en el plano audiovisual está creciendo muy rápido y fuerte.

ÁNGELES HUERTA.- Sí, tenemos la suerte que contamos con un pequeño sistema de ayudas públicas, que siempre es mejorable, ¿no?, pero que es un primer escalón antes de seguir buscando financiación en Madrid, en Europa, tanto pública como privada. Y lo que tenemos sobre todo es muchas ganas de contar historias, y muchas historias que contar. Tenemos unos técnicos maravillosos, que empezaron fraguándose en la televisión gallega, pero que después se han ido incorporando a otro tipo de producciones. Creo que todo esto, junto con el hecho de tener cosas que contar, claro que nos hace atractivos, yo pienso que sí. A parte creo que la gente ya está un poco cansada de ver en cine un poco las mismas historias, ambientadas en los mismos sitios, con los mismos personajes. España es un país mucho más diverso, y es maravilloso precisamente por lo heterogéneo que es. A la gente yo creo que le encanta, ahora que viene el frío, meterse en el cine a ver una película rodada en el interior de Galicia, entre montañas, nieblas y condiciones espectrales, yo creo que es un gran plan.  

MARÍA VAZQUEZ.- Sí, yo creo que al final esto tiene mucho que ver también con que en Galicia hay una cantera grande de profesionales, de escuelas, de imagen y sonido, de teatro, etc. Todo esto ha hecho que al final esa cantera salga y se puedan hacer cosas allí, pero también cosas de fuera que se hacen en Galicia porque tenemos equipos completos muy profesionales. Está claro que hay talento, que se ha apostado por la cultura, aunque aun queda mucho por hacer, pero también hay que ver lo positivo, que es que se ha ido apoyando al talento y a gente joven como Lois Patiño, como Oliver Laxe, Álvaro Gago... Ha salido una cantera muy potente que tiene muchas cosas que contar y que aportar y que va a seguir ahí. En esto sí que he notado mucho que el tema ha cambiado en los últimos diez años, antes parecía que todo tenía que pasar por Madrid. Ahora ya ves, tanto en el País Vasco, en Cataluña, en Galicia, se hacen muchísimas cosas desde el propio territorio. Es muy rico para todos. Por otro lado, parece que el gallego ha tenido que emigrar toda su vida, y ahora por fin podemos estar desde casa para el mundo.

TAMAR NOVAS.- Yo por mi parte quiero pensar que sí, que es así, sobre todo por la vida de tantos profesionales que hay. Parece que ahora hay trabajo y espero que esto siga así y se sigan cuidando las condiciones de trabajo. Por otro lado, tenemos el caso de TVG, que antes daba mucho espacio a la ficción y ahora no hay prácticamente nada, y esto se maltrata un poco al sector. Yo creo que somos un sector, al igual que en otros muchos, que es delicado.  Vivimos de las rachas, y ahora parece que hay una bonanza, pero ojalá que a todos estos profesionales que están dando oportunidad a la ficción se les siga cuidando y dando oportunidades de trabajo. Pero bueno, es obvio que Galicia es un escenario audiovisual magnífico. 

Carlos.- ¿Qué habéis aprendido y con qué os quedáis después de haber hecho O Corpo Aberto?

ÁNGELES HUERTA.- Son muchísimas cosas las que he aprendido y con las que me quedo. Me quedo con algo que ya sabía, y es que el cine son familias, son equipos, son seres humanos y es pasión compartida y trabajo compartido. Yo creo que al final acabé haciendo cine y no escribiendo, por ejemplo, porque el cine al final siempre es un trabajo en equipo, aunque a mi me da un poco de apuro porque tenemos un  poco esta cultura, yo creo que un poco afrancesada y aburguesada del autor o la autora. Todos nos contaminamos de todos y todo el mundo deja en cada trabajo una parte de su alma, y eso es lo que me gusta. Por otro lado, me llevo la experiencia más mundana de hacer una peli, en unas circunstancias a veces épicas, con un grupo de gente. Me llevo también la lectura transcendental de la película de que todos estamos habitados por los otros, que todos somos muchos, que nadie se va nunca del todo, y que los otros dejan siempre una huella indeleble en ti, y eso cuando vives una experiencia tan intensa como la de conseguir rodar un largometraje de estas características, de época, gótico, etc. es algo que te queda muy claro.

MARÍA VAZQUEZ.- Yo me quedo con esto de los límites entre lo masculino y lo femenino. Da igual, al final es una etiqueta. Ojalá llegue el día en que los personajes no sean ni hombres ni mujeres, que dé lo mismo, con esto me quedo.

TAMAR NOVAS.- Yo me quedo mucho con la sensación de familia de todo el equipo, y también con la gente que me cuidó en Portugal, donde estuve viviendo dos meses. Luego también con el hecho de que hay partes de uno que desconoces y que se pueden poner a la luz con un trabajo. En esta película toda la relación con lo esotérico, con la muerte, con las personas que se han ido, toda esa sensación de estar en contacto con lo mágico, la verdad es que se me ha puesto muy de relieve, y en ese sentido ha sido muy enriquecedor.

1 comentario:

  1. Me parece una entrevista muy completa. Se descubren aspectos, opiniones, etc, tanto de la película en sí como de sus personajes e incluso aspectos personales de sus protagonistas.
    Muy buena Carlos. Gracias.

    ResponderEliminar

MOVISTAR PLUS+ ESTRENA LA SEGUNDA TEMPORADA DE LA SERIE "SUPERNORMAL"

Supernormal , una comedia creada y escrita por Olatz Arroyo y Marta Sánchez (guionistas de Allí abajo ), protagonizada por Miren Ibarguren...