viernes, 21 de junio de 2024

ENTREVISTA A ISRAEL DEL SANTO - DIRECTOR DE LA DOCUSERIE "LINA", YA DISPONIBLE EN MOVISTAR+

Movistar Plus+ ha estrenado esta semana Lina, un documental homenaje a la artista, pero también a la mujer adelantada a su tiempo que luchó por encontrar su sitio como intérprete y como empresaria.

Lina, producción original Movistar Plus+ en colaboración con 100 Balas (The Mediapro Studio), es el retrato profesional y personal de la reina de la comedia popular en España, la mujer espectacular que sigue sorprendiendo a nuevas generaciones de artistas, inspirados por su talento, su oficio, su independencia y su fuerza.

La serie documental de tres entregasdirigida por Israel del Santoincluye testimonios de más de 50 expertos y artistas, y abundante material de archivo que muestra, a través de la propia Lina, la historia de España a lo largo de seis décadas.

Además, cómicos y artistas, como Silvia Abril, Joaquín Reyes, José Mota, María León, Pablo Chiapella, Samantha Hudson o Anabel Alonso, entre otros, aceptaron el reto de protagonizar un peculiar casting, reinterpretando escenas míticas de Lina Morgan a lo largo de su carrera.

Movistar Plus+ sigue apostando así por grandes historias de no ficción contadas desde un punto de vista diferente, como LolaRaphaelismo Bosé RenacidoLina estará disponible en la plataforma próximamente.

Lina Morgan, la mujer espectacular

Foto @Alex Lomart
De Lina Morgan decían que era recogidita, redondita, que tenía cara de pan y no medía más de un metro sesenta. Ningún algoritmo actual le habría concedido la más mínima posibilidad de convertirse en uno de los rostros más reconocidos y queridos del país. Sin embargo, ella sola lo logró. Lina Morgan apostó por el humor y con su don especial para la comedia llenó teatros, protagonizó películas y se convirtió en la estrella de las series de televisión de máxima audiencia.

De tonta del bote, nada. También fue pionera: de las primeras empresarias del mundo del espectáculo de nuestro país. Con una carrera ya forjada en la interpretación, formó su propia compañía y compró el Teatro La Latina de Madrid, donde el cartel de ‘No hay localidades’ colgaba casi de forma permanente. Todo el país la conocía. Todo el país quería a Lina. Quienes no tuvieron la suerte de disfrutarla, descubrirán una figura única.

Gracias a nuestras amigas de DYP COMUNICACIÓN hemos tenido la oportunidad de entrevistar al director del documental, Israel del Santo. Este es el resultado de la entrevista.

Foto @Alex Lomart
Carlos Penela.- Israel, si tuvieras que definir a Lina Morgan con una palabra, ¿cuál sería?

ISRAEL DEL SANTO.- Sacrificio.

Carlos Penela.- ¿Y con una frase?


ISRAEL DEL SANTO.- 
Uff, he necesitado tres horas de documental para definirla... Con una frase me cuesta, me cuesta mucho, la verdad. Con una sola frase es muy difícil, pero te diré esto para definirla: La chica de la última fila.

Carlos Penela.- ¿Cuánto tiempo os ha llevado sacar adelante este proyecto?

ISRAEL DEL SANTO.- Mira, estos documentales que hacemos desde 100 Balas con Movistar (esta es ya nuestra sexta serie con ellos), se tardan en hacer más o menos un año, porque tienen muchísima documentación. Un año es un viaje muy largo donde nos da para comenzar sin conocer casi nada de los personajes y termino, cuando llega este momento en el que llega el estreno, donde tengo la sensación de haber convivido con ellos alguna vez. Es un viaje muy largo donde aprendemos muchas cosas por el camino.

Carlos Penela.- La serie documental es un excelente repaso a la evolución del humor, nuestros códigos morales y es un retrato exquisito de una porción de nuestro país. Supongo que sois conscientes de ello.

ISRAEL DEL SANTO.- Sí, era el plan original. Creo que somos muy exigentes hoy en día con las docuseries y ya no vale con retratar la vida de tal o cual artista o de tal o cual famoso. Creo que hay que ofrecer algo más, y sí, ese viaje no solamente es un homenaje a Alina Morgan como artista, sino a todos los cómicos y a todos los tipos de humor y a sus representantes actuales,  La apuesta era arriesgada. Pero como veo, tú lo has entendido, y si lo ha entendido uno lo puede entender alguno más (risas). Pero sí, era eso, no solo un homenaje, sino sobre todo contarle al espectador que cosas sencillas, como el tener el don de la risa, de hacer reír, es un don que se entrena mucho, que es muy sacrificado, que hay que trabajar muchísimo. Hay una cosa de Lina que a mí me fascina, si le preguntas a si tus padres o a tus abuelos si fueron algún día a La Latina a verla (porque iban a autobuses de todas partes de España todos los días, era una visita obligada ir a ver a Lina Morgan), todos te dirán "pues mira, el día que yo fui, además se les olvidó el texto y se les escapó la risa a los actores y a ella también, a Lina". Lina Morgan tenía la capacidad de hacer tres funciones al día, y aún así hacía que todos los que venían en esos autobuses sintieran que la actuación que ellos habían visto era distinta y especial, era para ellos. Eso no es un don, eso hay que entrenarlo muchísimo, eso hay que trabajárselo, y no por la mañana ensayarlo y ya está. Son años y años de profesión. Eso un poco lo que quería transmitir, que el espectador viese que no sólo Lina Morgan trabajó mucho, esa niña de 23 años para llegar a ser la dueña de La Latina, sino también José Mota, María León, Manuela Velasco, Silvia abril, todos han tenido que trabajar mucho para llegar ahí y hacer reír. Ese era el juego.

Carlos Penela.- ¿Cómo ha sido la experiencia de poder acceder al archivo personal de Lina Morgan?

Foto @Alex Lomart
ISRAEL DEL SANTO.- 
Bueno, el archivo personal no te creas que tenía mucho. Lina era una mujer muy tímida y, además, muy celosa de su vida privada. Era una cosa que no quería compartir, entre otras cosas porque tampoco tenía tanta vida privada. Era una mujer sencilla. Morgan sacrificó a Lina Morgan, actriz, por sus personajes encima del escenario, lo sacrificó absolutamente todo. El día que se muere su papá, ella no cancela, ni siquiera pone un poquito más tarde la función de esa tarde, porque ella dice que el espectador ha pagado la entrada y no tiene la culpa de que se le haya muerto el padre... Estamos hablando de otro tipo de mujeres y otro tipo de generaciones. Pero no, no tiene una vida personal extensa, no es Lola Flores, precisamente, para nada. Pero quizás eso le ha jugado malas pasadas. Porque claro, una mujer en esa época, soltera, que no tiene críos, no forma una familia, y que tiene éxito y que tiene mucho dinero, algo oscuro tiene que guardar. Algo que a ningún hombre se le ha echado en cara nunca...

Carlos Penela.- ¿Y cómo ha sido ese proceso de rodar alguna de sus escenas míticas con cómicos y actores y actrices como Sílvia abril, María León o Joaquín Reyes?

ISRAEL DEL SANTO.- Ha sido muy divertido, pero sin dejar de ser un juego y un experimento. Jugábamos mucho con el concepto de que en inglés actuar se dice "play", jugar. Entonces, simplemente pasaban por nuestro plató, que era un plató de casting, tal y como aparece en la serie, y se presentaban al casting, algo que muchos de ellos pues hace mucho que no hacen, pero por donde han pasado todos, todos han tenido que hacer algún casting en su vida. La idea era no perder nunca la idea del concepto de casting desde que entraban por la puerta, tú entras por la puerta y es jodido, porque tienes a quince personas mirándote con cara de haba diciéndote "venga, cuando quieras". Y luego, muy importante, era que lo único que les pedía era no imitar a Lina, para eso hay otros programas donde imitan a artistas famosos. Esto era diferente, era reinterpretar esa escena si le hubiese tocado en vez de a Lina Morgan, a Pablo Chiapella, a José Mota o a Anabel Alonso. No la podían imitar, con mejor o peor suerte en algunos casos, pero era parte del experimento, no intervenir, no interceptar lo que ellos hacían.

Carlos Penela.- ¿Cómo te imaginarías a Lina Morgan en la época actual? Por un lado queda clarísimo que es un icono, fue una bandera del feminismo, seguramente hoy tendría muchísima más fuerza, la primera mujer de Europa en ser propietaria de un teatro... ¿Cómo te la imaginarías desde ese punto de vista y en la época actual, con la existencia de Instagram o de TikTok?

ISRAEL DEL SANTO.- Pues fíjate que no las tengo todas conmigo. Creo que no le habría ido tan bien. Creo que a la chica de la última fila, bajita, con las piernas redonditas, paticorta, que de repente dice "voy a ser vedette", nadie habría apostado un duro por ella. Si en esa época hubiesen existido los algoritmos, no lo habría conseguido. Lo que no consiguieron los empresarios de la época, hacer que no triunfase, lo habría conseguido el algoritmo de hoy en día, la verdad. Es un poco duro lo que estoy diciendo, pero es realmente lo que creo. Al igual que creo que de Operación Triunfo nunca hubieran salido los Rolling Stones, creo que de Instagram nunca habría salido Lina Morgan.

Foto @Alex Lomart
Carlos Penela.- 
Tengo una curiosidad, con todas las personas que han participado haciendo algunas de las escenas que hacía Lina, ¿ha habido alguien y que se pueda decir, claro, que por agenda no haya podido participar y tú hayas dicho "ostras, me ha quedado la espinita de que esta persona no pudiera participar también en la docuserie"?

ISRAEL DEL SANTO.- Pues sí, ha habido uno que me quedé con la espinita de que hubiese participado: Andreu Bonafuente. Había una escena que hacía Lina Morgan con Zori Santos que me recordaba mucho, no sé por qué, salvando las distancias, al humor que hace Buenafuente. Y sí, es al único que creo que he echado de menos.

Carlos Penela .- Para finalizar, ¿qué te llevas y con qué te quedas de haber hecho esta docuserie?

ISRAEL DEL SANTO.- Bueno, como te decía antes, es un viaje muy largo, de un año con estos personajes. Casualmente yo sí conocí a Lina Morgan. Fue casualidad, pero yo trabajé en "Hostal Royal Manzanares" y en "La noche de Lina", pero era muy pequeñito, era el más pringado del plató en esa época. La verdad es lo pienso ahora con mi edad, tengo 48, un poquito mayor que tú, y me digo "quién me iba a decir a mí que me iba a tocar a mí hacer esta docuserie". Es una coincidencia muy bonita. ¿Y con qué me quedo? Me quedo con que nos lo volvamos a pasar bien durante tres horitas con Lina Morgan. Tres horitas es lo que duraba uno de sus teatros, tampoco nos hemos ido mucho más allá, creo que eso le habría hecho ilusión a ella. Creo que es una serie que ella habría disfrutado viendo, creo que se habría reído y se lo habría pasado bien viéndola. Espero sobre todo que, los que no la conocieron y no la vivieron, vean ese punto ahí, como cuando yo vi por primera vez un documental sobre Buster Keaton, que digan "joder, es inspirador, es una artista, si ella lo  consiguió, ¿cómo no lo voy a conseguir yo?, ¿cómo no lo voy a intentar?".

1 comentario:

  1. A menudo, el éxito y el valor de una entrevista viene determinado por el acierto y habilidad del entrevistador a la hora de formular sus preguntas. Y, en ese aspecto, una vez más, Carlos nos demuestra su maestria en esta entrevista abriendo la puerta al entrevistado para que pueda orientar sus respuestas hacia los aspectos que mejor ayudan a entender los contextos creativos y a valorar con justícia el talento, profesional y humano, de quienes protagonizan la obra objeto de la entrevista que, en este caso , se trata de unos de los mas grandes exponentes femeninos que ha parido el talento interpretativo nacional. Grande, enorme Lina Morgan. Y grande Carlos como entrevistador. Impaciente ya por sentarme en el sofá de casa y disfrutar con este trabajo. Gracias.

    ResponderEliminar

"THOSE ABOUT TO DIE", CON ANTHONY HOPKINS" SE ESTRENARÁ EN EXCLUSIVA EN PRIME VIDEO EL 9 DE AGOSTO

Panem et Circenses - Pan y circo , Roma, año 79 d.C.:el centro del Imperio Romano es la ciudad más rica del mundo, y existe una gran afluenc...