sábado, 12 de enero de 2019

RESEÑA - EL GRAN BAÑO

Sinopsis e introducción

En plena crisis de los cuarenta, un peculiar grupo de hombres decide formar el primer equipo nacional de natación sincronizada masculino. Desafiando estereotipos e ignorando la incomprensión de los que les rodean, se sumergen en una divertida e insólita aventura que les llevará a hacer frente a las dificultades y a sacar lo mejor de si mismos, gracias a la ilusión y el trabajo en equipo.

Nos encontramos ante una comedia francesa que supone la incursión en la dirección del reconocido actor Gilles Lellouche (C'est la vie, Pequeñas mentiras sin importancia), quien también la escribe. La película cuenta con un excelente reparto encabezado por Guillaume Canet (Rock & Roll, Juntos nada más), Matthieu Amalric (El gran hotel Budapest), Virginie Efira (Elle, Los casos de Victoria), Beoît Poelvoorde (Ocurrió cerca de su casa) y Jean-Hugues Anglade (Betty Blue).

Tras su participación en la Sección Oficial del Festival de Cannes fuera de concurso, la película ha sido todo un éxito en Francia. Estrenada en el país galo el pasado 24 de octubre, ha sido vista por más de 4 millones de espectadores, conquistando a la crítica y al público francés. 

Sobre la película

Al ver El gran baño es inevitable que te venga a la cabeza, y por tanto hagas una especie de comparación con Full Monty. Y es que la película francesa trata de un grupo de hombres que se sienten fracasados, un grupo de hombres en una franja de edad difícil, comprendida entre los 50 y los 60 años hacia arriba y que, encima, para tratar de encontrarse a sí mismos deciden hacer una actividad por la que se sentirán más incomprendidos todavía: la natación sincronizada masculina. 

Nos encontramos ante una comedia con toques dramáticos, o un drama con toques de comedia, ambas lecturas son correctas. La película deja claro que el fracaso social y personal de este grupo de perdedores proviene de sus malas decisiones y de una continuación de un sistema patriarcal del que no dejan de ser víctimas. Es en ese punto donde la película podría haber crecido más, no solo mostrando la situación, sino generando debate, cosa que no hace, optando por la vía de chistes fáciles y a veces sin sentido.

Si hay algo que te mantenga expectante en la película es la interpretación de sus actores y actrices. Todos cumplen a la perfección su papel y todos tienen durante el devenir de la película su momento de gloria, sin embargo, todo ello se ve afectado por una narración con un ritmo deficiente, con idas y venidas en las historias personales de cada personaje contadas con mayor o menor fortuna (ganan las últimas, por desgracia), con una duración de la película incomprensible (dos horas para esta película son excesivamente largas).

El final de la película también deja con un sabor de boca agridulce. Por un lado, el acto triunfal final donde, de nuevo haciendo una analogía con Full Monty, se sustituye el You Can’t Leave Your Hat On de Joe Cocker sustituido por el Easy Lover de Phil Collins y Phillip Bailey, es tan divertido como improbable en la realidad. Por otro lado, allí donde la película podría haber reivindicado una masculinidad alternativa desligada de los prejuicios sociales, acaba no haciéndolo, por lo que la oportunidad de oro perdida es palpable.

Como vemos, El gran baño trata de ser una entrañable historia de superación, llena de risa y emoción, con un mensaje de que nunca es demasiado tarde para reinventarse a uno mismo y encontrar su sitio, cometido que no acaba de cumplir en su totalidad.

Puntuación Latidos por el cine: 6,5 sobre 10.

1 comentario:

  1. Leída la critica, está película esperaré a que alguna plataforma de TV la emita.
    Gracias Carlos.

    ResponderEliminar

UNA OBRA MAESTRA - LA NUEVA PELÍCULA DE DONALD SUTHERLAND

Ya están disponibles las primeras imágenes del actor canadiense en una de las secuencias de la película Una obra maestra (The Burnt Orang...