jueves, 21 de marzo de 2019

RESEÑA - DOLOR Y GLORIA

Sinopsis e introducción

La película narra una serie de reencuentros de Salvador Mallo (Antonio Banderas), un director de cine en su ocaso. Algunos de ellos físicos, otros recordados: su infancia en los años 60, cuando emigró con sus padres a Paterna, un pueblo de Valencia en busca de prosperidad; el primer deseo, su primer amor adulto ya en el Madrid de los 80; el dolor de la ruptura de este amor cuando todavía estaba vivo y palpitante; la escritura como única terapia para olvidar lo inolvidable; el temprano descubrimiento del cine y el vacío, el inconmensurable vacío ante la imposibilidad de seguir rodando. 

Dolor y Gloria habla de la creación, de la dificultad de separarla de la propia vida y de las pasiones que le dan sentido y esperanza. En la recuperación de su pasado, Salvador encuentra la necesidad urgente de narrarlo, y en esa necesidad, encuentra también su salvación.

Estamos ante la nueva película del gran director manchego Pedro Almodóvar. Dolor y gloria cuenta en su reparto con Antonio Banderas, Asier Etxeandía, Penélope Cruz, Leonardo Sbaraglia, Nora Navas, Julieta Serrano, Susi Sánchez, Julián López, César Vicente y Raúl Arévalo.

Sobre la película


Me ha sido imposible al ver la película no recordar las palabras de Pedro Almodóvar en la alfombra roja de la edición de este año de los Premios Goya. Rápidamente el director fue vapuleado sin compasión en las redes sociales (aunque ello no le debería importar sinceramente - y espero que así sea -, hay demasiadas personas que las utilizan no para crear debate sino para echar mierda hacia los demás bajo el escudo cobarde que dan 280 caracteres y la distancia física que permiten dichas redes).

En mi opinión Almodóvar no dijo más que obviedades, por un lado, que cada vez se cierran más cines en el conjunto del territorio español, y por otro lado, que parece que a los espectadores tampoco les importa el cine. ¿Y a caso no es cierto? ¿Qué entendéis vosotros por cine? Seguramente, el cine del que habla Almodóvar (y que yo comparto), y en el que piensen muchos millennials no es el mismo. En una época inundada por "cine" de superhéroes; segundas, terceras, cuartas partes a destiempo de películas que en  su década fueron taquillazos; remakes innecesarios de películas; precuelas, spin-offs varios; etc., seguramente este "cine" se acerque más a un formato de consumo de usar y tirar (y olvidar), que no a ese cine en el que piensa Almodóvar, ese cine tan marcadamente diferenciado de la televisión, por ejemplo, o de algunas producciones facilonas y demasiado rápidas de algunas plataformas de streaming.

Y tras estos dos párrafos de reflexión, he de dar las gracias al director manchego por crear Dolor y Gloria, una película que representa al cine en estado puro

Dolor y Gloria es una preciosa historia, contada con continuos flashbacks durante todo su metraje, pero con un estilo también particular, es una invitación al espectador a acabar de montar el puzzle que representa su historia, puzzle perfectamente comprensible durante su visionado, pero que tras el mismo (o al menos a mi así me sucedió) todavía encontré pequeñas piezas que encajar y que esbozaron en mi una tierna sonrisa.

Dolor y Gloria es un canto al CINE desde el inicio de la misma. Con un estilo de letras de créditos iniciales, que en su conjunto es simple pero muy efectivo, y con unas interpretaciones brillantes de todos y cada uno de los actores y actrices que aparecen en la película, algo muy difícil de encontrar en una producción de hoy en día. 

Antonio Banderas hace un papel excepcional, capaz de transmitirte ese dolor y gloria que sufre en su vida el personaje al que interpreta, ese dolor y gloria que da título a la película. El actor malagueño nos recuerda que más allá de interpretar buenos papeles de acción en su aventura hollywoodiense, es muy muy capaz de interpretar, como ya lo ha hecho en algunos momentos de su carrera (Los 33, La piel que habito -así como sus otras colaboraciones con Almodóvar - o Philadelphia) papeles dramáticos con una solvencia espectacular.

Asier Etxeandia ha supuesto para mi un muy grato descubrimiento, y realiza una interpretación a la altura del personaje, dotando al mismo de un perfecto equilibrio entre dramatismo, humanidad y deseos de superación personal. Genial también la interpretación del actor bilbaino.

Y qué decir de Julieta Serrano una gran actriz capaz de dibujarte una sonrisa o provocarte una lágrima solo con su mirada, y donde interpreta de manera muy tierna pero también contundente a la madre de Salvador Mallo (interpretada en su etapa de juventud por una también muy estupenda Penélope Cruz).

No quisiera dejar de recordar que el resto del reparto de la película está espectacular: Cecilia Roth, Leonardo Sbaraglia, Raúl Arévalo, Nora Navas, César Vicente o Asier Flores, por citar a algunos. Por cierto, en los primeros minutos de la película, hay un primer plano de Adrián López sonriendo mientras escucha cantar a Penélope Cruz, que es la definición exacta de lo que es el cine. Un plano precioso, imposible de apreciar en su inmensidad en una pantalla pequeña, y que sólo por él ya merece la pena el precio de la entrada.

Por último, comentar que sin ser yo ni mucho menos un especialista en la filmografía del director manchego (son muchas más las películas pendientes las que tengo que ver de él que las ya vistas), en Dolor y Gloria hay una serie de características, planos o utilización de la música (brillante por cierto la banda sonora de Alberto Iglesias, cómo no) que hacen identificar la misma con Pedro Almodóvar (si la viéramos sin saber que es de él, adivinaríamos que es el quien la ha dirigido). En este sentido, así como somos capaces de identificar en películas el sello de Martin Scorsese, Steven Spielberg o Quentin Tarantino, por poner ejemplos, y nos vanagloriamos de ello, seamos justos y demos el mismo valor e importancia a la obra de unos de nuestros directores más internacionales.

Voy a contradecir mi máxima a la hora de puntuar, creo que no existe la perfección, y que todo es mejorable, por lo que creo que es imposible valorar una película con un 10 sobre 10. Ni digo que Dolor y Gloria sea absolutamente perfecta en todos sus aspectos, pero ahí va la puntuación.

Puntuación Latidos por el cine: 10 sobre 10.







1 comentario:

PRIMERA EDICIÓN DEL PROGRAMA "RESIDENCIAS ACADEMIA DE CINE"

El programa ' Residencias Academia de Cine ' da el pistoletazo de salida a su primera edición, con la presentación ayer martes de l...