lunes, 27 de diciembre de 2021

ENTREVISTA A MIGUEL ANGEL MUÑOZ - "100 DIAS CON LA TATA"

Este miércoles 29 de diciembre se estrenará en salas, de la mano de 
Bteam Pictures, 100 Días con la Tata, ópera prima de Miguel Ángel Muñoz. Esta película ha obtenido el Premio a “Mejor Largometraje Documental” en la 27 Edición de los Premios José María Forqué a las categorías de “Mejor Largometraje Documental” y “Premio al Cine y Educación en Valores”.

Sinopsis: Los padres del actor Miguel Ángel Muñoz tuvieron que recurrir a la “Tata” (Luisa Cantero) para que cuidara a su hijo mientras ellos trabajaban. Desde entonces, la Tata (97) y Miguel Ángel (38) nunca se han separado. Pero tras varias complicaciones de salud de la Tata, Miguel Ángel se da cuenta de que su historia de amor se puede acabar y decide llevar a cabo todas las cosas que tiene pendientes de hacer junto a ella: un road trip, conocer los orígenes de Luisa y hasta rodar una película juntos. Una aventura que se ve interrumpida por la llegada de la pandemia. Un giro que, lejos de entristecerlos, hará que ambos estén más unidos y disfruten más que nunca durante 100 días juntos en un piso de 35m2. Pero que también forzará a Miguel Ángel a encarar su mayor miedo: la separación de la persona más importante de su vida.

Hemos tenido el inmenso placer de entrevistar al actor y director Miguel Ángel Muñoz, este es el resultado de la entrevista:

Carlos.- No sé cómo catalogar "100 Días con la Tata", es una película documental, pero normalmente en ellas hay mucha narración y son pocos los momentos en los que ves la situación real que quiere reflejar el documental, aquí es totalmente diferente. En ese sentido, ¿en qué género podemos catalogar "100 Días con la Tata"? 

MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ.- Yo cuando hablo de la película hablo de la película documental. Tiene que ser documental porque está narrado por mi, pero efectivamente a nivel de estructura es muy peculiar. Es una película documental narrada en primera persona, sólo por una persona, donde prima la acción y no la narración. De hecho, intentaba buscar la manera de que no fuera documental, de no tener que abrir ningún total y que fuera una voz en off, porque así es como yo veía que quería contar la historia. La estructura del guión es una estructura de guión de ficción, clásica, con tres actos muy claros, una presentación de personajes, un viaje del protagonista al que se le plantea una situación, hace ese viaje y luego hay una reflexión respecto al mismo. Esto es por el hecho de que lo que yo quería hacer era una película, quería hacer una película para mi, como si fuera para enseñarla al gran público, pero en este caso la quería ver en una sala de cine solamente la Tata y yo, y la había escrito además, pero la pandemia cambia la vida de todo el mundo, y es ese giro de vida y de guión que se le da al proyecto el que lo transforma en un documental, solo por el hecho de que es tan fuerte para la historia lo que vivimos dentro de estos 100 días que era imposible ficcionarlo. Ahí me di cuenta que la película pasaba de ficción a realidad porque no podía rememorar ninguna de las escenas que había estado viviendo. He de decirte que todo lo que grabé durante la pandemia no lo hice pensando que lo iba a enseñar, lo grabé por deformación personal, para tener ese material para mi y para mi Tata. Sin embargo, cuando tomo la decisión que la película va a ser un documental, me ha venido muy bien tener todo ese material grabado, al igual que todo el material de archivo que hay, o aquel viaje que hacemos en el año 2016, cuando yo por primera vez me pongo detrás de la cámara a dirigir con un equipo profesional de cine, y ruedo esa historia que era la que pensaba que iba a contar. Para que te hagas una idea, mis referencias en lo que yo quería hacer era "Boyhood". "Boyhood" es una película de ficción pero es real, y se rueda a un niño durante, creo, doce o catorce años. Eso es un poco lo que hay aquí en esta película con todo el material de archivo que hay, pero no en la narración sino en la acción de lo que está pasando. 

Carlos.- Supongo que de todos los trabajos que has hecho en cine, teatro y "100 Días con la Tata" es el proyecto del que te sientes más orgulloso.

MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ.- Sin lugar a dudas. Y yo creo que quizás el que más me sienta en toda mi vida, no solo profesional sino personalmente, porque como te decía, esto nace de una motivación personal. Ha sido proyecto personal más importante que he conseguido llevar a cabo, también en lo profesional. Estoy muy contento de tener este recuerdo para siempre de este retrato de nuestra relación de amor, de nosotros como personas. El que le dé al play dentro de 20 años verá cómo yo he sido en mi vida hasta los 36-38 años, y cómo era mi Tata y nuestra relación de amor. 

Carlos.- Hay muchas películas de casi dos horas o más de duración que tratan muy por encima dos o tres temas, a lo sumo, sin profundizar. Sin embargo, en la hora y veinte de "100 Días con la Tata" aparecen y se tratan muchos, muchos temas (no los cito en la transcripción de la entrevista para que sean descubiertos por cada espectador/a). Me parece impresionante abordar todo eso en tan poco tiempo.

MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ.- Mira, yo tengo que ser muy honesto con lo que he hecho, no era mi intención. De todos esos temas mi intención era hablar de dos, que es el miedo a la muerte y cómo vivir con alegría una despedida, y la salud mental, por eso mi película empieza con un primer plano de una terapia real, eso lo tenía clarísimo. Miedo a la muerte porque esa era mi necesidad y mi motivación, por lo que yo necesitaba realizar este proyecto en mi vida, y como de eso me di cuenta en terapia me parecía coherente que la terapia estuviera dentro de la película. Además quien más me ha animado a hacer esta película es mi amigo José Sámano, a quien se la dedico al final de la película, un grandísimo director y productor, porque en "Función de noche", una película suya, a mi me gustó mucho cómo había cine dentro de cine, y cómo de repente se contaba una historia de otra manera. Hablando con Jose yo le decía "tengo que hacer algo con la terapia o con los ejercicios que hacemos los actores a nivel emocional para dárselo a nuestros personajes", eso estaba en mi cabeza desde siempre y quería que estuviera en la primera cosa que realizara como director, y aquí están. El resto de temas que has dicho, que son tremendamente importantes, yo me he dado cuenta después, y efectivamente están ahí, y algunos me he dado cuenta mucho después de haber montado la película. Para mi era importante hablar de todo esto, pero lo importante era la historia y que el hilo narrativo tuviera un interés, de ahí que dure 80 minutos y no más. Yo siempre me quejo cuando una película dura más de 90 minutos, tiene que ser una obra de arte. No consideraba que yo fuera a hacer una obra de arte, por eso quería que la película fuera corta y que te quedaras con ganas de más. Pero efectivamente, en algo tan comprimido hay temas muy importantes que han surgido de una manera fortuita y, por suerte, mi Tata tiene todos esos temas y valores, por lo que retratándola a ella ahí están. Mira, esto es una reflexión que hago por primera vez, al hablar contigo, a veces cuando uno se centra en el mensaje que quiere dar más que en la historia que quiere contar o en el personaje, a lo mejor ahí uno se despista, y si nos centramos en lo importante, en la historia, en los personajes, ellos van a hablar solos, y en este caso la Tata y nuestra historia habla de todo eso sin haberlo pretendido. 

Carlos.- ¿Te das cuenta que no solo has creado una obra a recordar a tu Tata, sino que también has construido una oda a la vida?

MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ.- No soy consciente de eso, pero sí creo que la película lo es. Sí, es una oda a la vida, a la alegría, a la esperanza, en muchos sentidos, y eso es gracias a mi Tata, porque ella es una oda a la vida, a la alegría, a la esperanza, al optimismo, a luchar frente a las adversidades con una actitud impecable, y me hace mucha ilusión que el poso que quede sea tan importante. 

Carlos.- ¿Con qué momento te quedas de todo este viaje y qué has aprendido del mismo?

MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ.- He aprendido el hecho de que cuando las cosas salen de corazón y uno habla con la verdad, llega. El otro día cuando nos dieron el Premio Forqué a la mejor película documental no me lo esperaba, de verdad, no tenía nada preparado y no concebí el prepararlo, porque ya entendí hace unos años que cuando a uno le pasa algo bueno no hay que quedar bien, hay que expresar lo que uno siente, y si uno tiene la capacidad de sentir, lo que quieras expresar va a salir. Y me quedo con la película en sí. Es el mejor recuerdo que voy a tener en mi vida de nuestra relación, y eso era muy importante para mi, así que estoy muy muy feliz. 

1 comentario:

  1. Durante el confinamiento pude ver alguna de las conexiones en directo que hicieron para televisión. La verdad es que los recuerdo como momentos muy agradables, momentos de frescor, de esperanza y de vida que nos hacían olvidar por un ratito todo lo que estaba pasando y la gravedad del momento.
    Seguro que esos 120 minutos valdrán mucho la pena.
    Gracias Carlos.

    ResponderEliminar

FLIXOLÉ ESTRENA UNA VERSIÓN INÉDITA DE "ARREBATO", LA PELÍCULA DE CULTO DE IVÁN ZULUETA

Cine dentro del cine, vampirismo, drogas y el síndrome de Peter Pan componen la que sin duda es la película de culto por excelencia del cine...