sábado, 3 de junio de 2023

ENTREVISTA A ROCÍO MESA - SECADEROS

La película Secaderos, dirigida por Rocío Mesa, se ha estrenado este viernes 2 de junio. en nuestros cines Secaderos retrata un pequeño pueblo rural, el paraíso de una niña de ciudad y la jaula de una adolescente local. Dos historias paralelas que transcurren entre secaderos de tabaco durante un verano teñido de realismo mágico.

La película cuenta con la producción de Olmo Figueredo González-Quevedo (La trinchera infinitaAdiósMamacruz) y la producción ejecutiva de Sara Gómez (AlegríaEl universo de ÓliverMamacruz) y Paola Sainz de Baranda (Antes de la quema) por parte de La Claqueta PC y La Cruda Realidad, respectivamente; y con la coproducción de Belén Sánchez (La inocencia) por parte de Un Capricho de Producciones. La norteamericana Amplitud INC participa también en la producción de la cinta. Begin Again Films distribuye la película en España.

SinopsisSecaderos cuenta la historia de Vera, una niña de siete años que vive en la gran ciudad pero pasa las vacaciones en el pueblo de sus abuelos, una zona agrícola donde se cultiva tabaco. Su verano comienza con una emocionante aventura: descubre una fascinante criatura gigante en el abandonado secadero de tabaco de sus abuelos. Nieves es una adolescente que se siente enjaulada en ese pueblo. El padre de Nieves es una de las pocas personas que quedan en la zona cultivando tabaco. Tanto Nieves como Vera se embarcan en aventuras paralelas, conectadas a la criatura mágica, que cambiarán la forma en que ven su propia realidad.

La película, rodada en la Vega de Granada, está protagonizada por Ada Mar Lupiáñez, Vera Centenera, Jennifer Ibáñez, Eduardo Santana Jiménez, Cristina Eugenia Segura Molina, José Sáez Conejero, Pedro Camacho Rodríguez y Tamara Arias. La dirección y el guion son de Rocío Mesa, la fotografía de Alana Mejía González y música de Paloma Peñarrubia.

El estudio DDT SFX es el responsable de la criatura mágica que también protagoniza la película, Nico. DDT SFX son los creadores de otros monstruos que ya se han convertido en referentes como Un monstruo viene a verme o El laberinto del fauno.

Secaderos viene avalada por la buena acogida de la crítica y de la carrera de festivales. Ganó el Premio Dunia Ayaso en el Festival de Cine de San Sebastián, otorgado por la Fundación SGAE; el Premio del Público en la sección Visions en el Festival South by Southwest de Austin, el Premio DCP Deluxe en el Festival Internacional de Cine de Gijón y pasó también por la Sección New Directors del Festival de Cine de San Sebastián, por el Festival de Cine Europeo de Sevilla y por Sección Oficial del Festival de Cine de Márgenes.

Asimismo, la película ha sido seleccionada por la red Smart7, una iniciativa que pretende promover el cine europeo y que implica la participación de la película en los festivales de Vilnius, IndieLisboa, Tesalónica, Transilvania, Reikiavik, New Horizons y Filmadrid.

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a su directora, Rocío Mesa, y este es el resultado de la entrevista:

Carlos.- Rocío, para quien no sepa nada de la película, cuéntanos, ¿qué es Secaderos?

ROCÍO MESA.- Secaderos es una película rural psicodélica en la que hacemos un viaje con una niña que visita el pueblo de sus abuelos, niña para la que este pubelo es un campo de juego, es un lugar de expansión, de libertad, de fantasía. Por contra, en ese mismo pueblo hay una chica adolescente que es de allí, ha crecido en el pueblo, y para ella todo aquello se le está quedando pequeño, se le hace  repetitivo y está un poco asfixiada. Entonces, vamos a ver un verano protagonizado por estas niñas y sus familias, en el que va a haber mucha magia, y vamos a hacer un viaje con ellas hacia un lugar de aceptación y de reconciliación muy psicodélico y muy psicotrópico, con una criatura mágica muy especial. 

Carlos.- Esta pregunta te la iba a hacer más adelante pero ya que hablas de la criatura, quería comentarte lo siguiente, hay muchos simbolismos en la historia, ¿qué papel juegan en la película?

ROCÍO MESA.- Pues mira, ayer comentaba que yo trabajo mucho con la memoria emocional y, en ese sentido, creo que vamos a lugares que para mi son muy concretos y de repente se convierten en algo muy universal. Al trabajar con la emoción y no con lo concreto, creo que son lugares donde podemos encontrar similitudes más universales. En este sentido, hay muchos elementos simbólicos en la película, por ejemplo, cuando la niña entra en la casa y enciende ese Jesucirsto con luces, ahí ese objeto ya nos está contando lo que va a ser el resto de la película, es un objeto completamente costumbrista, de la religión católica, super arraigado a nuestra idiosincrasia y a nuestra cultura folclórica, pero de repente con unas luces psicodélicas, de fantasía. Ese objeto nos está practicamente contando la esencia de toda la peli. También hay un momento al principio de la película, donde Nieves está recolectando tabaco y pasa un avión, y ella se despista y se queda mirando ese avión. Eso nos dice mucho simbólicamente de este personaje, que se distrae con aquello que sale del pueblo, y que ella fantasea de manera inconsciente con esa idea. Hay muchos elementos simbólicos en los objetos y también en la mirada. Por ejemplo, hay una escena en la que vemos cómo el abuelo trae los papeles de la venta del secadero y les dice a sus hijos que van a venderlo, y luego otra escena de la otra familia, de la familia de Nieves, en la que viene un agricultor y le dice al padre de Nieves que no va a poder comprarle la cosecha. Son dos momentos dramátricos a nivel ecnómico para estas dos familias, y son dos momentos que vemos a través de puertas, es como si el espectador estuviese espiando a través del marco de la puerta, y coincide con dos momentos en los que no están nuestras protagonistas, porque es una información que tienes tú como esopctador antes de que la tengan ellas. Casi podríamos estar hablando toda la tarde de todos estos simbolismos que se crean a través de este trabajo de la memoria emocional. 

Carlos.- En relación con los simbolismos, podemos decir que está pegando fuerte todo el tema del cine rural, por ejemplo, Alcarràs que transcurre en Catalunya, As Bestas en Galicia.  Secaderos nos lleva a contar una historia de un lugar concreto de Andalucía, ¿sois conscientes como cineastas de que con estas películas estáis creando también un documento histórico? Por ejemplo, retratas muy bien cómo se divierten ahora los jóvenes con el tema del reggaeton. 

Foto: César Llerena
ROCÍO MESA.- Lo que dices lo he pensado últimamente mucho a raíz de la muerte de Carlos Saura. Se nos fue un maestro y creo que después de perderlo, muchas de nosotras hemos sentido la necesidad de revisar sus trabajos. Ha sido muy bonito volver a ver sus películas y ver cómo él tenía la música de la época, que ahora está habiendo como un revaival, como Lole y Manuel en "Deprisa Deprisa", vemos un ejemplo del cine quinqui y ahí vemos cómo era esa música de la época. Efectivamente, se crea una especie de archivo a través de esas películas de lo que estaba ocurriendo en esos momentos concretos, cuál era la estética, cuáles eran las cosas que estaban de moda, cuál era la música que se escuchaba, etc. En este caso, creo que también de una forma inconsciente lo estamos haciendo. Además yo tenía una clara intención documental de tener un archivo de cómo se recogía el tabáco. Para mi era importantísimo. Yo he estado obsesionada con que eso se hiciera exactamente como se hace en esa región. De hecho, como los actores no son profesionales, se hizo un casting de actores no profesionales que habían trabajado en el tabaco. Jennifer Ibáñez, que hace de madre de la adolescente Nieves, ella ha trabajado en el tabaco desde que es niña, es jornalera, toda su vida colgando tabaco. Fue muy bonito verla a ella entrenar a la actriz adolescente a colgar tabaco. Tengo unos vídeos muy bonitos de cómo la primera le enseñaba a la adolescente cómo había que hacerlo. Para mi era precioso ese trasvase generacional que estaba ocurriendo dentro de la película, pero que en realidad estaba ocurriendo también en la vida real, porque le estaba enseñando a una chica de la zona a colgar y a atar tabaco. Nosotros estamos filmando una película que auqnue cuente otra historia, de forma trasversal, está documentado esto para que quede en los anales de la historia, ya que indudablemente este oficio acabará desapareciendo. 

Carlos.- He de decirte que me encantan también este tipo de historias, donde se escuchan otros idiomas de este país o acentos distintos (por suerte hace tiempo que dejamos atrás el acento neutro en las producciones), porque son la muestra de que tenemos una riqueza cultural enorme. 

ROCÍO MESA.- Para mi ha sido un privilegio llevar el acento de mi tierra a la gran pantalla. Es una cosa muy poderosa poder ver una película en el contexto del Festival de San Sebastián, en la gran pantalla, donde la gente cecea y no cecea en una clave de humor donde ese personaje está ridiculizado, sino que son personajes poderosos, inspiradores. Para mi eso ha sido hermosísimo. 

Carlos.- ¿Qué referencias tomasteis para crear a la criatura? 

Foto: César Llerena
ROCÍO MESA.- Lo primero, que no fuese super masculina, porque de una forma tradicional, todas las figuras que hemos visto en lo fantástico suelen navegar hacia lo masculino, "La Cosa del Pantano" de Alan Moore, por ejemplo, ¡incluso Mi vecino Totoro! Hasta las criaturas más tiernas siempre han tirado hacia lo masculina. Queríamos que fuese una criatrura o bien no binaria(que no tuviese género) o que se acercase más a lo femenino. En ese sentido, como referencias tenemos una ancianita, una abuelita que te cuida, mucha ternura. La ternura era como el leitmotiv. Y luego claro está, las hojas de tabaco. Los propios secaderos con las hojas de tabajo colgando ya invitaban a ese cuerpo de la criatura. Por otro lado, yo creo que, realmente, cuando trabajas con efectos prácticos, que no son efectos digitales, todos esos efectos prácticos con los que hemos crecido y vivido en el cine de los 80 y 90 te vienen a la cabeza de alguna manera, de ahí nuestra ilusión de trabajar con efectos prácticos y de volver a ese lugar de la infancia, y de jugar con esta memoria emocional de recrear esas películas con las que hemos crecido. 

Carlos.- Quería preguntarte por la imagen de esos niños caminando en fila india con las hojas de tabaco puestas, en un plano abierto precioso. Esa escena me ha recordado a los niños perdidos de Peter Pan.

ROCÍO MESA.- ¡Ay qué bonito lo que dices! Mira, yo he crecido en esas choperas, esas choperas se plantan de esta forma, una cuadrícula perfecta, porque en realidad la madera del chopo es una madera que crece muy rápido, necesita regadío, es lo que aporta esta zona de acequias árabes que tenemos heredadas para regar por inundación. Estas choperas en una cuadrícula perfecta son un regalo para la cinematografía, porque te crean esta perspectiva infinita que es como muy Kubrick de repente. Imagínate, yo he crecido ahí, yo he jugado ahí, me parecía fascinante poder llevarlo al cine, porque es que invita a lo cinematográfico. Tenía muy claras estas imágines de los niños caminando en fila a través de estas choperas porque yo he sido uno de esos niños realmente. Esas imágenes han formado parte de mi propia infancia, yo he jugado ahí, en esos campos.

Carlos.- Esta es tu ópera prima, ¿cómo te has sentido en todo este viaje y qué es lo que más te ha costado sacar hacia delante?

Foto: César Llerena
ROCÍO MESA.- He sentido que ha sido un proceso hermoso, en el que he aprendido muchísimo, en el que he aprendido también a equivocarme, que es una lección importantísima para poder crear. Las cosas que pensaba que iban a ser los mayores retos, como por ejemplo trabajar con actores no profesionanles, ha resultado ser un regalo mucho más sencillo de lo que yo pensaba. O crear una criatura mágica enorme, gracias al equipo que me ha acompañado ha sido también mucho más fácil de lo que yo pensaba, y quizás lo más difícil ha sido navegar por las restricciones presupuestarias, que nos obligaban a trabajar en diseños de producción que no acompañan a las necesidades de la propia película. Pero bueno, siendo una primera peli es lo que toca, me siento muy agradecida, y lo que tenemos que esperar, tanto para mi como para el resto de las compañeras que han hecho primeras películas, es que en nuestras segundas oportunidades nos den más presupuesto para poder hacer diseños de producción que nos inviten a poder seguir explorando, equivocarnos, innovar y crear de una forma más confortable y con mejores condiciones.

Carlos.- La última, ¿con qué te quedas de haber hecho Secaderos?

ROCÍO MESA.- Me quedo con que no hay que tener miedo a explorar lo que parece imposible, dentro del arte no hay que tener miedo a explorar y a equivocarte. También me quedo con el hecho de que trabajar colectivamente es muy bonito, porque los problemas son menos cuando somos más, y las alegrías son más cuanto más somos.            

1 comentario:

  1. Buah! Menuda entrevista! Me quedo con todas las preguntas y respuestas por lo mucho que aportan y descubre para el conocimiento completo de la pelicula. Pero sobre todo me quedo con la respuesta de la última pregunta: "no hay que tener miedo a explorar lo que parece imposible, dentro del arte no hay que tener miedo a explorar y a equivocarte. También me quedo con el hecho de que trabajar colectivamente, porque los problemas son menos cuando somos más, y las alegrías son más cuanto más somos".
    Muy buena entrevista Carlos. Gracias!

    ResponderEliminar

'PACTO DE SANGRE', CON ORLANDO BLOOM - EN CINES 2 DE AGOSTO

Pacto de Sangre es un thriller criminal dirigido por los hermanos Eshom Nelms e Ian Nelms ( Matar a Santa, Small Town Crime ) que llegará...